Enrique Breccia

Entrevista Enrique Breccia realizada en el Salón del Cómic de Barcelona en el año 2007

Usted se inicia en la narración gráfica de la mano de su padre Alberto Breccia y de Hector Oesterheld como guionista ¿Qué destacarías de cada uno de ellos?

Hector Oesterheld hizo dos guiones del Che Guevara, uno para mi padre y otro para mi y ello porque teníamos dos visiones diferentes del mismo personaje, mi padre es un ferviente admirador del Che Guevara y yo lo respetaba, pero estaba en las antípodas ideológicas de eso por mi militancia política que continúa hasta ahora.

Héctor decidió hacer un guión para cada uno y mi padre trabajo en su casa y yo en la mía e hicimos un pacto de no vernos durante el mes y medio que duraría el trabajo, por lo que no hubo colaboración, no hubo ni siquiera contacto.

Yo venía de la plástica, pintaba y realizaba ilustraciones de libros y el Che Guevara fue mi primer cómic y por ello tiene ese carácter mas plástico, menos comercial que en mi etapa posterior.

¿No te preocupo abordar la vida de un personaje histórico con tanta fuerza como el Che Guevara?

No porque la parte de mi militancia política, es inseparable con lo que soy y conocía perfectamente al personaje y siempre me pareció una figura trágica. El Che Guevara no me dio miedo, si me atraía por ese carácter de tragedia griega, un hombre que peleo fuera de su patria, que terminó traicionado por su propia causa, el Che Guevara que era pro chino acabo presionado por los soviéticos y fue traicionado por Fidel Castro que lo entrega a la CIA y la CIA lo ejecuta y después de muerto y después de muerto intenta banalizarlo, transformándolo en producto Fashion y le erige un gran monumento y lo usa como full motor en su propio benefici0.

Todo esto es lo que me atrae del Che Guevara y me sigue atrayendo porque acabo de terminar un libro, que es cuento reunión de Cortazar y que he ilustrado yo.

En algún momento en tu vida profesional ¿te has visto presionado por la censura Argentina?

Algunos sobrevivimos, pero si fuimos afectados por la censura, de hecho el Che Guevara fue realizado cuando el golpe militar, el editor terminó muerto, a mi me abrieron una ficha en inteligencia militar y tuve que irme durante tres años al interior del país, me las vi magras, aunque tampoco quiero agrandar eso.

El golpe militar no se dirigió a un grupo en particular, sino a Argentina, las potencialidades y el futuro del país.

Son muchos los guionistas con los que has trabajado ¿a quienes destacarías?

Naturalmente Hector Oesterheld, quien creo que es lo mas grande, creo que es el inventor del guión de historietas, creo que sentó las bases para la realización de guiones de historietas que se siguen hoy en día, sin duda es el mas talentoso. Luego Trillo, es un hombre de mucho talento, Saccomanno también. De los españoles Fernández Cava es un guionista con el que me gustó trabajar, ahora estoy trabajando con Javier para una editorial francesa Robert Lafont.

Quizás Trillo es el mas talentoso de todos, dejando siempre a parta a Oesterheld.

Ser el hijo de uno de los grandes dibujantes de la historieta Argentina, ¿Te ha perjudicado o beneficiado en tu carrera?

Me perjudico, hay un fenómeno cultural, no se permite que el hijo, permite la inmodestia tenga por lo menos tanto talento como el padre, tiene que se un poco menor, el padre fue el primero obviamente, sobre todo haciendo lo mismo, entonces el hijo necesariamente debe estar abajo, si es así se le permite.

De hecho trabaje para los ingleses durante cinco años con un pseudónimo por ser el hijo de Alberto Breccia no me aceptaban porque decían que no servia para la historieta, entonces tuve que tomar un seudónimo y decir que esa persona Norberto Buscaglia, que es el nombre de mi cuñado, que era profesor de latín y un gran amigo mío, mandar nuevas muestras con otro estilo y me dijeron: “así debería ser tu, pero lamentablemente no lo eres” y durante nueve años trabaje con este seudónimo.

Si me perjudicó

¿Cómo se puede pasar de la historieta más comprometida, al humor a los superhéroes y arriesgarse con un novelista de la talla de Lovecraft?

Porque soy dúctil, es una cuestión de ductilidad

Si tuvieses que elegir uno de esos géneros, ¿Con cual te quedarías?

Me quedo con la historieta comprometida, de hecho en mis historietas siempre hay algo que yo pongo de mi mismo y sino la historia de Lovecraft fue algo que me encanto hacer, porque soy un fanático y he leído toda su obra.

Has demostrado ser un buen guionista, ¿Por qué te centras sobre todo en el dibujo?

Soy mucho mejor dibujante, pero no he demostrado ser un buen guionista, solo hago guiones, pero no soy bueno

Hay una historieta con guión mío, El Sueñero, que la realizo Mandrafina que si me gusta, pero la otra que hice con mandrafina, dibujante de gran talento, Metro- Carguero, el guión era mediocre y la historieta se salvo por el talento de Mandrafina.

¿Qué ha sucedido con la escuela argentina del cómic?

Siguen surgiendo nuevos talentos, pero lo que no hay son editores, es un problema editorial, no es un problema de falta de talento. De hecho lo que se llama escuela europea tiene mucho que ver con la argentina, Hugo Pratt fue considerado de la escuela europea, pero se formó en la Argentina, los italianos pueden discrepar todo lo que quieran de esta opinión, pero si Hugo Pratt no se hubiera formado en Argentina no hubiese sido quien es.

En Mortcinder, tu padre y tu compartisteis el trabajo gráfico ¿Cómo resulto el trabajo?

Los primeros seis o siete capítulos de Mortcinder los boceté yo y algunas viñetas hice tanto la tinta como los lápices.

Trabajar juntos resulto bien, yo me dedicaba a las partes más oníricas mas cercanas al universo de Lovecraft y el hacía los apartados mas conectados con la realidad

Es una persona con un gran compromiso político. ¿Cómo ves la situación argentina en la actualidad?

Creo que Argentina necesita una cierta diligencia, con la grandeza que tuvieron ustedes, la transición española hizo los famosos pactos de la moncloa y eso exactamente es lo que necesita Argentina, juntar los actores institucionales de la política, de la sociedad. Hacer un pacto de la Moncloa y establecer las líneas estratégicas del futuro de Argentina para la definitiva pacificación.

Desgraciadamente el gobierno actual ha avivado cosas que ya estaban calladas, las heridas deben cicatrizar siempre, no deben abrirse, removerse y meter el cuchillo en ellas, sobre todo si se hace con un criterio electoralista, de política pequeña, mezquina, cobarde y peligrosa. Argentina es un país tremendamente volátil, en el que en cualquier momento puede ocurrir otro desastre, en Argentina estamos muy cerca de ello. Argentina necesita un

renunciamiento patriótico real, profundo de toda la diligencia, fuera de planteamientos políticos, muy próximo a los pactos de la Moncloa en el que se establezcan las bases del futuro.

¿Qué personaje político te hubiese gustado reflejar en tu obra?

Hice en una oportunidad la vida de Cristo y me gustaría volver a hacerla ahora, esta y la vida de Napoleón que es un personaje que me atrae muchísimo y la vida del general San Martín.

Esos tres personajes me gustaría hacer, porque los admiro muchísimo y me atraen porque creo que han marcado hitos, sobre todo el primero de ellos y creo que les daría una visión propia.

¿En que proyectos estas trabajando actualmente?

Actualmente estoy haciendo dos libros de 62 páginas cada uno, que están ambientados en la primera guerra mundial, pero que tienen un toque de ciencia ficción. Es un proyecto secreto del ejército francés, que cuando ve que va perdiendo la guerra se decide a fabricar un súper soldado con brazos y piernas de metal, una cosa atractiva gráficamente y con un gran guión de Javier. Acabo de terminar las treinta primeras páginas del primer libro

¿Por qué crees que a España han llegado tan pocas obras tuyas?

Son asuntos que escapan a mi competencia, soy un dibujante, un trabajador de la historieta, el resto pertenece a los editores, son razones comerciales que no me competen y no entiendo.

¿Qué situaciones históricas te gustaría narrar?

Me gustaría mucho contar, la verdad, que esta sumamente tergiversada del golpe militar del año 1976 en Argentina, pero la verdad de ese golpe, no lo que se vende, no lo que está en la agenda del imperio, sino lo que de verdad ha sucedido, lo que hemos vivido

¿Como se definiría a si mismo Breccia?

Un trabajador gráfico, pintor, sobre todo un pintor, un dibujante con otros intereses. No soy un hombre que está hablando todo el día de dibujo, de hecho tengo solo dos amigos en este ambiente, no es un ambiente que me guste particularmente, me gusta mas andar a caballo. Vivo lejos de buenos aires en el campo al lado del mar y practico el tiro al blanco, tengo mis aficiones, tallar madera…

Muchos autores argentinos, están viviendo fuera de Argentina ¿por qué tú permaneces en Argentina?

Por que yo no puedo vivir fuera de Argentina, sencillamente no puedo, ahora a raíz de un contrato que firmo mi esposa, tenemos que afincarnos un año y medio en New Cork y no quiero ni siquiera pensar en la posibilidad y se que va a ser desgarrador para mi, es como una planta sacada de lugar. Por mas problemas que tenga Argentina, no importa, siempre estuve en Argentina, aun pudiendo irme durante la dictadura militar me quede en Argentina. No puedo vivir fuera de argentina