Christofer Blain

Entrevista Christofer Blain salón del Cómic 2007 en Barcelona

¿Cuando fue consciente de que su vocación era el cómic?

Tarde, yo tenía 23 años, cuando era pequeño, no pensaba que podía hacer una profesión de esto, a partir del momento en que empecé a trabajar en el mundo artístico como ilustrador esencialmente, empecé a hacer libretas de viajes y el cómic no me interesaba en absoluto.

Me encontré con David B a los 23 años y fue el con Lewis Trondheim quienes me animaron a realizar comics.

En vuestra obra se ve una mayor aproximación a la aventura del SXX que al cómic ¿Quiénes han sido los referentes de su obra?

Me gusta el estilo de diseño retro, cuando dibujo, los autores que tomo como referentes son autores como Gustave Doré, muchos ilustradores satíricos y diseñadores del SXIX, también dibujantes de tiras cómicas americanas. Muchos dibujantes que están entre 1850 y la segunda guerra mundial y muy pocos autores de la Bande Dessinée actual.

¿Por qué no le gustan los autores de cómic?

No soy un gran lector de cómics, no soy un fan del cómic, me cuesta explicarlo

Tanto en sus álbumes como en su propia vida se sale siempre de lo establecido, un año en un barco, después en la marina, el cómic, una expedición al polo sur ¿Qué cosas te quedan por hacer?

No lo se muy bien, ya veremos……. Empiezo a creer que mi vida se centrará en contar historias, una de las cosas que mas me gusta es contar historias, y he encontrado mi vía y es esta. Como no podría hacerlo solo con el texto y la manera mas apta para ilustrar una historia es el cómic, esta es la vía que he escogido para hacer lo que me gusta, que es contar historias.

Has dibujado cómics con guiones de otros autores y has realizado álbumes como autor completo. ¿Por qué esta dualidad?

Empecé con amigos, de hecho he tenido dos guionistas y medio David B y Joan Sfar esencialmente y Lewis Trondheim, no podría trabajar con otros de momento, quizás mas tarde descubra a otros.

Empecé con David B porque sus historias me fascinaban y entonces tenía poca confianza en mi mismo como para narrar mis propias historias y las historias de David, Joan y Lewis me han fascinado siempre.

Pasado un tiempo he ganado confianza en mi mismo y prefiero hacer mis propias historias, asumir el riesgo y contar mis historias, aunque pierda, prefiero contar peores historias, pero que solo sean mías. Es una exploración más rica.

¿Para cuando un álbum guionizado por ti y dibujado por otro autor?

Por el momento no puedo imaginarlo, quiero ver mi universo propio y me gusta hacer mis propias historias, para mi dibujar y escribir es lo mismo, quizás cambie algún día pero por el momento no lo concibo.

¿En qué proyectos estas actualmente?

Estoy en varios proyectos, pero el que me ocupa mas actualmente es sobre un personaje que yo he creado y que el primer álbum ha sido recientemente publicado en Francia, aunque todavía no en España, que se llama Gus.

En vuestro dibujo la calidad de los lápices es sorprendente, tanto que se podría publicar vuestro trabajo en blanco y negro ¿Cuáles son sus razones para este trazo tan detallado?

Si pudiese prescindiría del color, si no estuviese obligado a ello, no lo haría. Para los editores para los que trabajo, que son editores generalitas, el cómic que funciona, que se vende, es el cómic en color. He trabajado mucho el color con mi colorista, trabajamos juntos y estoy muy atento al color, pero si pudiera prescindiría del color. Mi editor lo ha entendido y me ha propuesto hacer una edición mas restringida en blanco y negro y estoy muy contento, de esta forma puedo nadar y salvar la ropa.

Vuestra obra presenta cierta influencia del gravado ¿Qué otras técnicas has incorporado a tu dibujo?

Me interesa mucho la técnica , sobre todo en lo referente al tratamiento de la luz de grabadores como Christophe Doré, pero también me gustan mucho y estoy muy interesado en las técnicas de los dibujantes de tiras cómicas mas antiguos y que tienen un dibujo mucho mas blando.

Intento mezclar diferentes estilos, diferentes tipos de dibujo y buscar mi propio estilo y mis propios límites

Con tu obra haces una renovación del diseño, pero cuenta historias clásicas ¿por qué esta dualidad contradictoria?

Me muevo en campos muy definidos, porque son los que me fascinan, así es como trabajo. Quiero trabajar también en historias contemporáneas que no sean historias clásicas, esto llegará, ya he comenzado, no siempre me quedaré en los géneros clásicos.

En las obras que realizas como autor completo, tus personajes presentan una enorme dualidad, son caracteres muy simples a los que las circunstancias permiten al lector cada vez mas descubrir su complejidad ¿Cómo los concibes?

Los personajes los descubro y evolucionan conmigo, yo mismo me sorprendo y es justamente lo que busco que me sorprendan. Mezclo diferentes personalidades que observo, cosas que yo he vivido y situaciones que he imaginado. De esa mezcla surgen los personajes y las historias, para mi es el personaje que existe, adquiere autonomía y crece por si mismo.

¿Cuándo se plantea una historia, desde el principio tiene pensada la evolución completa o la obra evoluciona en cada álbum?

DE hecho nunca decido hacer una serie, ello sucede porque yo parto de una idea, pero por motivos editoriales tengo que recortarla y como no puedo dibujarlo todo de golpe y proponer cortes, tengo que hacerlo así y entre cada álbum pasan muchas cosas y la historia va evolucionando conmigo y se va alejando de la idea inicial y se convierte en una serie, pero no lo hago adrede, nunca pienso en términos de serie.

Si no se dedicase al cómic ¿A qué se dedicaría?

Yo me lo pregunto, no lo se.

¿Dónde acabará Isaac el pirata? Que va de un lado al otro como una peonza

También me lo pregunto, no se que pasará con él, donde acabará.