David LLoyd

Entrevista realizada en el Salón del Cómic de Barcelona 2006

Su trabajo es principalmente conocido a través de V de Vendeta ¿Cómo le ha condicionado el haber trabajado en una obra de tanto calado como esta tan pronto en su carrera profesional?

Para mi ha sido fantástico trabajar en una serie como V de Vendeta, yo ya llevaba unos años trabajando y el éxito de V de Vendeta fue bastante gradual, empezó a mediados de la década de los 80 y a mi me alegro mucho, por que se convirtió en una tarjeta de presentación, con una obra que todos los editores conocían y no tenía que ir con mi portafolios, con todos mis dibujos, todo el mundo me conocía y eso para mi fue fantástico

Has trabajado con varios guionistas con un estilo muy marcado, con un carácter muy fuerte ¿Lo haces intencionadamente o es el tipo de autores que se dirigen a ti?

Lo he hecho a propósito, a mi siempre me ha gustado trabajar con autores con mucho carácter, a mi me gustan las historias que tengan mensaje y por eso lo he hecho, además gracias a V De Vendeta he podido mantener mi trabajo, sin saltar de una historia a otra para mantener mi posición económica.

V de Vendeta en ese aspecto me ha dado mucha estabilidad. Es cierto que he trabajado para autores que tienen un estilo muy fuerte como Jimie Delano, Gran Morrison, Gart Ennis y esto es realmente lo que me gusta, que sean autores, escritores con personalidad

¿Tiene la sensación de que hay una generación de artistas británicos que han revivido el cómic americano de la que el participa?

Si que es cierto que en la década de los ochenta vinieron a Inglaterra a reclutar artistas, tanto guionistas como dibujantes, contrataban a casi todos.

Recuerdo una vez invitaron a una cena en el hotel Savoy de Londres, que es un hotel buenísimo y nos invitaron a todos allí para ofrecernos trabajo. Por el contrario si trabajabas para editores ingleses tenías suerte si te invitaban a tomar algo en el Pub y también estoy de acuerdo en que los autores ingleses han tenido una gran influencia en el cómic americano, sobre todo los guionistas, porque nosotros teníamos una educación muy distinta, una educación mas literaria que ha influido en la forma que teníamos de trabajar, nos expresamos artísticamente de una forma muy distinta.

Teníamos un punto de vista diferente, mas irónico, muy distinto creo que esto aporto nuevos aires al mercado americano.

Últimamente  hemos leído mucho en Internet a cerca de su opinión sobre la adaptación de V de Vendeta al cine ¿por qué difiere tanto su opinión de la de Alan Moore?

Yo creo que la adaptación de V de Vendeta ha sido bastante buena, lo que pasa es que Alan Moore es una persona que no se compromete con nadie, a él no le gusta para nada que toquen sus guiones y además venía de dos experiencias muy malas con adaptaciones suyas, incluso después de la adaptación de la Liga de los hombres extraordinarios tuvo que ir a juicio, porque un grupo de guionistas denunció a la productora por plagio. En realidad Alan ha tenido muy malas experiencias con Hollywood y por eso no le gustó la adaptación de V de Vendetta.

A mi al principio he de reconocer que también me costo aceptarlo, pero en general creo que ha sido una muy buena adaptación, porque mantiene y es fiel al espíritu original de la obra y por eso me gusta.

¿Cual ha sido, en su opinión, la diferencia a nivel de los medios de comunicación de la publicación inicial del cómic y de la película?

Las diferencias son radicales, porque cuando publicamos el cómic en Inglaterra  a mediados de la década de los 80, el cómic casi no tuvo repercusión en los medios de comunicación, así que apenas tuvo repercusión. Si la hubiera habido seguro que habría surgido la polémica, porque en ese momento el IRA estaba realizando atentados, pero como lo publicamos en formato de cómic, no ocurrió nada y lo mismo sucedió en Estados Unidos cuando se publicó el cómic en 1990, como no se cometían actos de terrorismo allí todo fue bien allí.

Debo reconocer que la influencia después de que se hiciera la película ha sido bastante, porque estamos en un mundo en el que se cometen muchos atentados ahora mismo y la situación es bastante distinta.

Aún así, por eso mismo me sorprende que los hermanos Wachowski decidieran llevar adelante el proyecto y sobre todo después de los atentados del 11 S

¿En qué proyectos está trabajando en estos momentos?

Ahora mismo no estoy haciendo mucho, tengo un pequeño trabajo para una editorial belga. Estoy negociando con Jimie Delano la realización de un cómic ambientado en el futuro, pero ahora seguro no hay nada. Ahora en lo que estoy mas centrado es en la presentación de Kickback, del que ya se ha publicado en España el segundo volumen.

¿Le gustaría trabajar en una serie que le diese acceso a un público más mayoritario?

La verdad es que no me gustan para nada los superhéroes, y para mí ya está bien tener un público tan pequeño como el que tengo y no me interesan estos personajes tan grandes

¿Cómo lleva la fama que le ha generado V de Vendeta?

La verdad es que no tengo fans, lo importante para mi es que la gente conozca mis otros trabajos que es precisamente lo que me ha permitido V de Vendeta, no me arrepiento absolutamente de nada de lo que he hecho, al contrario gracias a ello he conseguido mas trabajos y eso es lo que espero que la gente conozca el resto de mis trabajos, por eso me gusta trabajar con guionistas que hagan buenas historias.

¿Qué mas debe leer alguien que quiera conocer la obra de David Lloyd?

Lo que sobre todo quiero que conozca la gente es Kickback, que es mi último trabajo. También estoy bastante orgulloso de War Story, de lo que se ha publicado en España esto es lo que me interesa que conozca la gente.

¿Qué impresiones ha sacado del Salón del Cómic de Barcelona?

La verdad es que es un salón del cómic  genial, el mejor salón que he visto en toda Europa, he estado en Angouleme y la verdad es que está bien, pero la verdad es que no es tan bueno como este. Además este dura de jueves a domingo y el jueves ya había muchísima gente.

Me gusta también el ambiente familiar que hay, que en otros salones que se hacen en Estados Unidos o Inglaterra, la verdad es que el publico es mucho menos variado.

La exposición de V DE Vendeta me ha parecido fantástica, ayer pude conocer a la persona que la ha organizado y la felicite porque me ha encantado es muy buena, sin duda es la mejore que se ha hecho

¿Cómo ve la industria británica del cómic en la actualidad?

El mercado británico de cómics es muy pobre, realmente está hecho de tiendas de cómic y fundamentalmente lo que se vende es cómic americano. Los autores británicos lo que hicieron fue un éxodo hacia las compañías estadounidenses a mitad de los años ochenta y es una tradición que continúa. Lo único que realmente pervive y realmente es importante es el magazine 2000AD, que lleva funcionando desde 1977. Ha habido varios intentos de meter cómic en Inglaterra, pero muy pocos han tenido éxito. Hubo una serie Crisis que si tuvo un éxito relativo, pero tampoco fue demasiado importante.

Considero que no hay un entusiasmo real para que el cómic sea algo importante en Inglaterra. Además la clase cultural de Inglaterra no le interesa el cómic y por ello no hay ningún modo de que funcione, prácticamente solo tenemos cómic para niños.

¿Sin embargo en Estados Unidos los ingleses se llevan muchas de las mejores series americanas?

Puede que se paradójico, irónico, pero hay que recordar que los autores británicos pueden estar influido por los comics estadounidenses porque no hay otra cosa. Con lo que se puede decir que los dibujantes y guionistas británicos son totalmente iguales a los estadounidenses

Creo que lo que aportan los británicos al cómic estadounidense es un toque excéntrico y un toque más adulto, porque si nos damos cuenta hay muchos autores estadounidenses, que solo han leído cómics cuando eran niños, mientras que los autores británicos, a parte de los cómics tienen influencia literaria e influencia de otros tipos. Por lo que cuando se mete un autor británico en un proyecto aporta un estilo mas literario, un estilo diferente, que repercute tanto en los personajes como en la situación.

Con esto quiero decir, que los autores británicos pueden dar una vuelta de tuerca a unos personajes ya conocidos, debido a esta excentricidad británica que tenemos.

Ha trabajado para el mercado francés, para el mercado británico y para el mercado estadounidense. ¿Qué diferencias ha notado entre los tres?

En el mercado británico trabaje muy poco tiempo y sobre todo trabaje para un magazine independiente que se llama Warriot, el resto del tiempo lo que hice fue trabajar para la edición británica de Marvel y no había mucha diferencia entre la división británica y la división americana.

Con el mercado francés lo que haces es recibir un guión y trabajas a partir del guión, la máxima diferencia que encontré entre el mercado francés y el mercado americano es que por ejemplo yo trabaje para el mercado francés con una editorial bastante pequeña en la recibí mucha libertad, lo que hacía es que el editor conocía los personajes y una vez que comprendía como se desarrollaba la acción y quien era el personaje, tenía toda la libertad de este mundo para hacer lo que quisiera, era algo que me encantaba. Esto es absolutamente imposible con los americanos, ya que en la industria americana tienes un editor ejecutivo, un editor de la serie, un editor para el propio álbum y cada editor debe cubrirse las espaldas, por lo cual no hay libertad de ningún tipo y es algo que yo valoro mucho

¿Qué prefieres hacer tu propio cómic o dibujar a partir de otros guiones? Y ¿que tiene que aportarte un guión para que lo hagas?

Prefiero trabajar con mis propias historias, porque así tienes mucha mas libertad que la que se deriva de trabajar con un guión de otra persona. Si se lo preguntas a otros artistas, te dirían exactamente lo mismo que yo, la libertad es algo que valoramos.

Los motivos por los que ilustraría un guió de otra persona son que tiene que ser una historia interesante y no cualquier otro número del mercado. Desde el principio de mi carrera me plantee una situación en la que no quería saltar de trabajo en trabajo para pagar las facturas.

Creo que lo más importante es tener la opción de poder elegir, ya que en el mundo del cómic hay trabajos muy buenos, pero también hay muchos trabajos que son un espanto. Si estuviese en una situación de saltar de un trabajo a otro sin poder elegir para pagar elegir, acabaría haciendo cosas horribles, en las que no tendría ningún interés. Por lo que prefiero elegir de entre muchas la que mas me guste. La historia tiene que ser interesante, la historia tiene que tener valores y tiene que tener personajes que a mi me sean atractivos, no solo porque ellos sean atractivos, sino porque cuenten algo al lector.

Si la historia es solo una aventura o algo que se puede ver todos los días, diría que no, salvo que me supusiese un reto, como el caso de global frecuency, una serie en la que trabaje con Warren Ellis y me pareció muy divertido porque era el reto de ver como esa chica saltaba de azotea en azotea. Me gusta que las historias tengan un mensaje

¿Con qué guionista te gustaría trabajar?

Hay muchos autores que podrían ser muy buenos, sobre todo de los nuevos, el problema es que no leo lo suficiente para saber si me gustaría trabajar con ellos. Me gustaría leer mas de estos nuevos autores para poder hacer un juicio y decidir si o no

Es cierto que he trabajado muchos de los buenos, pero quiero hacer algo con Jamie Delano y siempre estoy abierto a nuevas propuestas de nuevos autores.

No puedo escoger de entre todos los nuevos, como ya he dicho, porque no conozco su  obra, es una lastima pero no leo suficientes comics, porque me paso la mayor parte del tiempo trabajando en ellos, pero no leyéndolos. Con seguridad hay nuevos autores con los que merecería mucho la pena trabajar con ellos.

Sorprende que un autor de su calibre no haya trabajado prácticamente en superhéroes. ¿Es algo intencionado?

Si ha sido intencionado, pero no porque no me gustes los superhéroes en si, sino porque creo que hay mucho mas que superhéroes dentro de la industria americana. La opción es que todo ahora mismo se fundamenta en los superhéroes, las grandes empresas están recelosas de salirse del tema de los superhéroes porque piensan que así van a perder clientes y además porque están muy vinculados a los superhéroes.

Yo considero que las ventas han decaído y precisamente es debido a que hay demasiados superhéroes. Si le preguntas a la gente que haría entre comprar un juego para la Play Station o comprarse un cómic, la persona va a responder que comprarse un juego para la Play Station.

Además están haciendo el mercado mucho mas limitado. Los superhéroes me gustaban desde que era niño, me encantaba Spiderman y los Cuatro Fantásticos, pero ahora mismo no, no me gustaría estar leyendo a una gente que está todo el tiempo en mallas, porque si lo analizas seriamente, el que este todo el día en mallas es un tipo completamente loco. No importa lo realista que quieras demostrar que son los superhéroes, para empezar tienes que meterte en la mente de ellos, si quieres contar una buena historia, cosa que no se hace.

Es cierto que últimamente he trabajado con ellos, últimamente en un libro con fines benéficos y estoy convencido de que no trabajaría con Superhéroes de forma regular. También es cierto que hice algunas portadas pero considero que eso era algo distinto.

¿Cómo se documento para hacer las escenas  de la guerra civil en War Story?

Me tuve que documentar muchísimo para hacer esta historia, me fui al museo, imperial de la guerra, me fui al museo de la RAFF, estuve leyendo un montón de libros que trataban de la guerra. Hay gente que se dedica a hacer este tipo de libros que son modelos donde puedes ver como es por dentro y como es por fuera este tipo de aviones, así que tuve que leer un montón de estos libros para saber como es cada centímetro, que es lo que había, que es lo que no había.

Con los destructores lo mismo, de todos estos museos conseguí un montón de fotografías, además me serví de películas inglesas, en las que se veían este tipo de aviones, fue un trabajo costoso. Por eso me gusto hacer Kickback está afincado en una ciudad genérica americana donde no necesitaba tanta documentación para hacer el álbum.