Jean Claude Meziéres

Entrevista realizada en el Salón del Cñimic de BArcelona del 2006

¿Como empezó a interesarse por la ciencia ficción?

En la época en la que yo comencé, nadie hacía Ciencia Ficción. Hace cuarenta años, cuando Valerian comenzó a salir en Pilote apenas se trataba el género. Pierre Christin, el guionista, y yo éramos lectores asiduos del género. De forma que cuando comencé a trabajar para Pilote busqué cosas que podrían interesarme para trabajar que fuera original, venía de vivir en Estados Unidos, pero el western ya tenía grandes autores trabajando y al ver que no se trataba la Ciencia Ficción, salvo en Barbarella, que se dirigía a otro público, surgió la idea de publicar una historia de Valerian, que se publicaría en entregas de dos páginas a la semana. Entonces no había álbumes, se habías publicado un par de Asterix, pero aun no se había publicado Blueberry, por ejemplo. 

Hicimos esta primera historias que acercaba por primera vez la ciencia ficción con sus extraños mundos al gran público. Era una historia en la que una heroína Laureline, salvaba a Valerian en su primera aventura. Nos llegaron cartas de felicitación de muchos lectores que lo consideraban nuevo y curioso, así que pensamos en una segunda historia, luego una tercer y más tarde en los álbumes.

¿Que diferencia encuentra en el trabajo para una revista semana y el trabajo para un álbum?

Los dibujantes que han trabajado para una revista semanal guardan parte de la presión que suponía entregar todas las semanal puntualmente y añoran en cierta forma esa época. Yo, por ejemplo, era mucho menos ambicioso en esta época, mientras que, al trabajar en un formato que se puede guardar y releer, tengo mucho más cuidado, por eso me cuesta dos años dibujar un álbum.

¿Añora la periodicidad de dos páginas semanales?

No, echo de menos la energía que se ponía en el trabajo, pero ahora tengo la ocasión de trabajar sobre una obra, no es lo mismo, tengo más espacio para la reflexión creativa.

¿De donde saca la inspiración para los mundos que dibuja?

De todas partes... bueno, menos de los cómics de los demás, (porque no había, je je je). Supongo que de todas partes de la cultura, un dibujante debe prestar atención no sólo a otros dibujantes, sino vivir el mundo que le rodea, la pintura, la arquitectura (Gaudí, por ejemplo, me ha servido mucho), esa es la razón por la que me tomo un tiempo entre los álbumes, para poder viajar y conocer nuevas cosas.

Trabajar en un mundo de fantasía como es la ciencia ficción me permite volcar todo lo que voy conociendo,. Hay muchos dibujantes que tienen que trabajar con fotografías de los escenarios, mientras que yo puedo mezclar todo lo que he visto. De hecho una de las elecciones de elegir la ciencia ficción es que a mi no me gusta tener que dibujar un coche con todas las tuercas en su sitio y así me puedo permitir dibujar un coche que vuela por los aires

¿Ha observado la influencia de su obra en otros autores y otros medios?

Claro, claro. Los hay quienes me han invitado a trabajar con ellos, como Luc Besson y quienes no lo han hecho..... como George Lucas. En mi página web muestro páginas de un álbum de 1970 y fotos de la película de Lucas para mostrar las similitudes y que todo el mundo sepa de donde sacó Lucas las ideas.

¿Cómo surge la posibilidad de trabajar para el cine con Luc Besson?

Ya había trabajado anteriormente en un par de proyectos que no habían prosperado. En cine el guionista y el diseñador imaginan cosas que luego los productores se encargan de calcular cuanto costará todo. Bessón contactó conmigo y me dijo que pensaba que los americanos me habían robado muchas cosas y que el me contrataría y me pagaría, lo que es un avance.

Leí el guión y pensé que daba para dos películas, estaba lleno de ideas mezcladas, aunque la trama de la historia era a grandes rasgos ya el Quinto Elemento. Fui contratado para trabajar 100 días en 1992. Moebius por su parte trabajó dos semanas, simplemente hizo  algunos diseños, mientras que yo tomé la historia e imaginé los grandes ambientes. Yo venía de haber dibujado las primeras páginas del Círculo del Poder, así que entre estoas diseños colé uno de los taxis voladores, originalmente el héroe era obrero en una fábrica de cohetes y el nuevo diseño le gustó a Besson, A finales del 92 los productores franceses se retiraron del proyecto.

Luc Besson marchó a América para hacer León, el Profesional y yo seg8uín con el álbum del Círculo del Gran Poder, que terminé en el 94. Para entonces León ya había sido un éxito comercial y los productores americanos dieron luz verde a sus proyectos de ciencia ficción, de forme que Bessón recuperó los diseños y el guión en el que habían trabajado y decidió recuperar los taxis voladores, lo cual ffue una buena noticia

¿Cree que el camino correcto pues de una obra es primero el libro, luego el cómic y por último la película?

No, realmente no, considero que son oficios muy diferentes. Un libro no es fácilmente adaptable al cómic porque tienen lenguajes diferentes y aun es mayor la diferencia con el cine. Entiendo que la tentación de un dibujante de pasar a la realización es muy grande, pero he visto los trabajos de Bilal y pienso que estoy muy mayor para ese trabajo.

La primer preocupación del cine es el dinero, mientras que para el cómic todo se trata de una página en blanco y un bote de tinta china. Todo el mundo pude hacerlo en principio, luego se verá la calidad de cada uno.

¿Qué significa haber dedicado 40 años a Valerian?

Se podría decir que con Valerian hago lo que quiero. Christin y yo creamos conjuntamente, nadie dirige al otro, de forma que dibujo lo que quiero. Cuando salió Metal Hurlant trabajé durante un tiempo para ellos al tiempo que hacía Valerian para Pilote, pero realmente no tenía ganas de dibujar historias de militares, de policías, etc... lo que me interesa es dibujar mis ideas, mis deseos. Hacemos de Valerian lo que queremos y, de heho, en breve saldrá el nuevo número.

No soy un autor que haya hecho colaboraciones aquí y allá, sino que tengo una obra monolítica a la que puedo llamar mía.

¿En qué está trabajando en estos momentos?

En estos momentos superviso la adaptación animada que se está haciendo en Japón, una producción muy importante de 40 episodios de 26 minutos cada unos, lo cual me parece muy difícil, puedo entender una película, que desarrolla una idea, pero 40 episodios.

He visto los primeros números y no se parece a mi Valerian, ya sabéis, los ojos demasiado grandes y todo eso, pero a pesar de todo si que queda algo de la obra, ya se verá. En cualquier caso los beneficios son bastante buenos.

¿Hasta que punto le da la posibilidad la ciencia ficción de tratar temas más sociales?

Justamente esta es una de las cosas que más nos interesaba. Christin no había escrito ningún guión antes de trabajar conmigo, era un profesor de Periodismo y tenía interés por el cine, la literatura policíaca y de ciencia ficción. Condujo incontestablemente la reflexión política a una revista como Pilote, que es para jóvenes.

Es cierto que Valerian  nace en los meses previos al 68. A ambos nos parecía que el Cómic tendría peligrosamente a la derecha el héroe que salvaba al mundo de un villano que quería cambiar cosas, como en Blake y Mortimer, por ejemplo, de forma que todo vuelva a su cauce y no haya que cambiar nada.

Ya en el primer número nos acusaban de políticos porque había cosas que aunque ahora puedan parecer casi cómicas, entonces tenían un significado. En una de las primeras historias introducíamos el ecologismo, sin tomar partido por ninguna opción, sólo mostrando las cosas de una forma alegórica.

Evidentemente lo que interesa de la Ciencia Ficción es que habla del mundo actual.

¿Qué opina sobre la edición española?

Durante un tiempo los álbumes que salían en Francia, luego salían en España, pero luego paró. La recopilación de los tres primeros álbumes me parece muy buena, da una idea muy acertada de lo que es mi trabajo, espero que la edición que preparan en Estados Unidos hagan algo parecido.