José Luis Cordoba

Entrevista realizada a José Luis Córdoba después de la experiencia del Salón del Cómic Barcelona

¿Que nos puedes decir del primer año de Panini?

Más que del primer año yo hablaría de los primeros seis meses, y lo haría desde la perspectiva del arranque. Partíamos de cero y ya somos el primer editor de cómics del país.

Cuando saltó la noticia de que “Los italianos de Panini han quitado los derechos a Planeta de Agostini”, en principio nadie se lo creyó, porque nadie creía que se le pudieran quitar los derechos a Planeta de Agostini. La realidad era otra y los derechos siempre habían sido de Panini, aunque ésta los tuviera cedidos.

A raíz de mi contratación, en Panini decidieron que no había ninguna excusa para no editar los cómics y empezamos a hacerlos. Una vez confirmada la noticia, el publico pasó del escepticismo total a decir, “Esta gente lo va a hacer mal,  Panini no puede mantener el nivel de Planeta de Agostini”, y el primero que tenía un gran respeto hacia lo que había hecho el anterior editor era yo, porque ciertamente lo habían hecho muy bien. Las cosas como son, Planeta hizo un grandísimo trabajo con la edición de los comics Marcel.

¿Y consideras que habéis superado el reto?

Teníamos el listón muy alto, pero nuestra actuación creo que ha sido impecable. Panini es una empresa diferente, pese a tratarse de una multinacional. No vamos de nada, no nos creemos nada y trabajamos con la humildad del que desea aprender todos los días. La gente comenta “Córdoba no tiene ni idea del universo Marvel” y tienen razón, pero también podrían apostillar que, sin tener ni idea, el universo Marvel ha alcanzado en España su punto culminante con Panini y con un editor que creo que sabe mucho de edición, aunque poco de cómic.

Creo que he sido hasta un poco petulante con esta respuesta, pero la verdad es que estoy convencido de que hemos superado el reto de relevar a PdA en la edición de los súper héroes de Marvel, y lo hemos hecho en equipo, buscando sinergias dentro de la empresa, pero también fuera. Los packagers han hecho un trabajo impresionante y desde Italia el equipo de Marco Lupoi lo ha bordado. La verdad, en el peor de los casos lo estamos haciendo bien y eso que partíamos de cero y con una opinión pública bastante hostil al principio.

¿Sigues sin tener ni idea de cómic?

Sabía poco. Cuando dirigía Playboy empecé a editar cómics de algunos colaboradores e hice buena amistad con algunos de los grandes autores que trabajan en España. Altuna, Jiménez, Fernando Vicente, Abulí, Bernet, Vega, Garcés… Con todos ellos todavía conservo la amistad y el ambiente me fascinó, pero el mundo de los súper héroes me quedaba lejos. Ahora sé bastante más que hace un año, pero soy un ignorante si me comparo con Julián Clemente, Raimón Fonseca o el mismo Alejandro Mártinez Viturtia.

¿Por eso habéis fichado a Viturtia ahora, para que cubra tus carencias?

Queríamos demostrar de lo que éramos capaces, y queríamos hacerlo con inteligencia y desde dentro. Lo que ocurre es que cuando ya has arrancado el motor y vas a toda velocidad, necesitas enriquecer el equipo para mantener ese ritmo frenético.

Por otra parte, acabábamos de quitarle Marvel a PdA  y no quería entrar en la guerra de los fichajes. Sabía que Alejandro era un fenómeno y más de una vez me vi a mi mismo con el teléfono en la mano, tentado de llamarle cuando empezábamos y todo nos parecía que era una montaña inmensa y difícil de superar. Pero no lo hice por respeto a PdA. Después, cuando nosotros necesitábamos un revulsivo para seguir creciendo, observé que Alejandro estaba disponible, porque en su plan de futuro él no era una pieza clave. De no haber sido así, habríamos respetado al editor, porque repito que no queremos polémicas innecesarias.

Más que un editor pareces un cura. Esto del respeto es difícil de creer y Viturtia está en Panini y no en Planeta ¿Tal vez no estás satisfecho con el fichaje?

Puede que sea difícil de creer, pero ese es mi talante, y es el talante de Panini y de mis jefes. No he hecho nada que no hubiera hecho Lluis Torrent en España o Aldo Hugo Sallustro en Italia. Panini funciona desde el respeto a todo el mundo, y que nadie quiera creer que somos débiles por excesivamente buenos. Simplemente nos gusta arreglar las cosas hablando y no de otra manera, en el diálogo siempre está la solución.

Respecto al fichaje de Alejandro, la verdad es que ha sido un balón de oxígeno. Es un sabio de esto del cómic y se ha integrado perfectamente a la filosofía de Panini. Somos un equipo y su incorporación nos permite enriquecer el funcionamiento de la estructura editorial de la empresa a nivel internacional. Alejandro está diseñando con nosotros el plan editorial Marvel de 2006, pero sus conocimientos, sumados a los de Marco Lupoi, que es otra enciclopedia andante, y la de todo su equipo multiplican nuestras posibilidades. La verdad es que poco importa si yo sé o no de cómic, porque creo que tengo el mejor equipo tanto en España como en Italia, con el apoyo de Lupoi y Ricompensa.

¿En el Salón del cómic no hubo ninguna sorpresa de panini. De hecho fuisteis los que menos novedades sacaron?

No hubo sorpresas, creo que toda nuestra política es bastante transparente, tenemos Marvel, y todo era bastante previsible. Pasar de cero publicaciones a una media de cuarenta mensuales es un reto tan difícil que la verdad no nos quedaron ganas para hacer números especiales. Creo que tenemos que digerir poco a poco lo que estamos haciendo, que es mucho. Del Salón destacaría dos cosas: el trato con el público y el contacto con los autores. Nos visitaron Leandro, Pacheco, Larroca y Ribic y fue alucinante, los tíos llevan esto del dibujo en las venas, son unos genios y actúan con una modestia impresionante.

¿Y qué habéis aprendido del Salón?

Que todavía nos queda mucho por aprender. En este mundo hay muchos tópicos como, por ejemplo, que las editoriales se forran con las ventas. Eso es mentira y, si todo sale bien, te quedas en tablas. Lo que pasa es que el Salón de Barcelona es un gran escaparate, un espectáculo, y tenemos que estar para percibir el calor del público, para sondear qué quieren nuestros lectores y dónde nos estamos equivocando. También es imprescindible para que los autores lleguen a los lectores y para que nosotros, los editores, recibamos el tirón de orejas por aquello que no estamos haciendo bien. En resumen es una experiencia muy interesante, aunque hoy soy consciente de que hay cosas que podíamos haber hecho mucho mejor.

Pero no me negarás que con el Salón se disparan las ventas de cómics. ¿No es el mes que más vendéis vosotros?

Es cierto que el Salón Internacional del Cómic de Barcelona es el más importante de España, pero no deja de ser un salón que se hace en Barcelona. Que viene gente de Málaga, de Madrid o de A Coruña, le da un carácter especial, pero es algo que se hace en Barcelona y que eso marque el hábito de compra de toda España a mi me asusta un poco. Igual el año que viene te sorprendo y saco cuarenta títulos que no estaban previstos, pero en principio creo que lo coherente es, desde un punto de vista  empresarial, es cambiar esto y no obligar a las librerías a comprar ese mes más de lo que pueden asimilar y estrangular las ventas de los meses siguientes.

Una de las cosas que cambié cuando llegue a Panini fue la periodicidad. Lupoi me aconsejó que editara títulos todas las semanas, porque así era el mercado, pero yo seguí en mis trece de concentrar las salidas de Panini en dos fechas al mes.

¿Y por qué esa concentración?

Vendemos en dos canales totalmente diferenciados. Por un lado están las librerías especializadas, donde los vendedores son unos grandes profesionales que asesoran a los compradores perfectamente. Pero en España sólo hay unas trescientas comiquerías y entonces tenemos que llegar a los kioscos donde los cómics ocupan un espacio ínfimo y el vendedor, generalmente, no sabe lo que le llega. De este modo, si quiero que el cómic book de la Patrulla X aguante un mes en el kiosco tengo que distribuirlo al mismo tiempo que el de New X Men, Lobezno y todos los demás, pues de lo contrario el kiosquero me devolvería el primero cuando le llegara el segundo, ya que no saben diferenciarlos. Así nosotros distribuimos a principios de mes todo lo que va con grapa y a mediados lo que va con lomo, de manera que no pueda haber equivocaciones.

De algún modo se trata de estructurar el mercado racionalmente. Con esta acción facilitamos el trabajo a los vendedores y a los compradores, que saben que el día uno llegan las novedades con grapa y el 15 los libros.

¿Estáis contentos con la distribución?

La verdad es que sí. Apostamos por Logista en la primera distribución porque ellos tenían todo el know how de la distribución de Marvel en kioscos, pero reforzamos nuestra distribución con la agilidad de SD de cara a las reposiciones. De este modo las librerías no temen quedarse un tiempo sin material por haber quedado cortos en su pedido.

Sin embargo, parece ser que los que habéis quedado cortos sois vosotros en la impresión. ¿Cómo valoráis los agotados?

Siempre es bueno agotar, aunque ello implique una falta de previsión por nuestra parte. En cualquier caso los títulos que hemos agotado eran productos nuevos y no lo podíamos prever. Hemos agotado Lobezno/Punisher, Spiderman/Lobezno y 1602, que son tres libros de la colección 100% Marvel. También hemos agotado Loki, una Graphic Novel que hará que en otras obras similares aumentemos ligeramente la tirada. De todos modos siempre habrá obras agotadas, primeras ediciones que, como bibliófilo que soy, espero sean perseguidas y valoradas por los coleccionistas.

.

¿Además de Marvel, os planteáis abordar otros géneros del cómic?

Estamos editando mangas y los resultados mejoran día a día. Tenemos obras como Planetes, que creo con el tiempo será una obra de culto debido a su grandísima calidad. De todos modos vamos despacio, con los pies en el suelo y conscientes de que somos los últimos que hemos entrado en este nicho de mercado. Tenemos nuevos títulos de cara al otoño, como Full Metal Panic, que es una de las obras de mayor venta en Japón y esperamos comprar los derechos de alguna obra de esas que marcan un antes y un después.

¿Y cómic europeo y español?

Me haría mucha ilusión y en el 2006 debemos intentar hacer algo aunque sea poco importante. En realidad todos sabemos lo difícil que es vender cómic local, pero creo que como editores debemos intentarlo.

Por otra parte nosotros seguimos con nuestros acuerdos con Casterman y los libros de Tintín seguirán saliendo con el sello Panini.

Todas las editoriales importantes del cómic están en Barcelona y vosotros estáis en Gerona ¿Qué inconvenientes os supone? ¿Estáis pensando en abrir oficina en Barcelona?

Mira, no estamos en Gerona, sino en Torroella de Montgrí, que es la capital española de cromo. Al ritmo que vamos, tal vez algún día también sea la capital española de cómic y allí se haga una gran feria a la que asista gente de toda España. Por el momento estamos allí y si se abriera una oficina en Barcelona sería simplemente como un centro de trabajo para poder coordinar con los packagers y los impresores, pues administrativamente seguiremos en Torroella. El único inconveniente que hay es que tengo que hacer más kilómetros de los deseables para ir a trabajar, pero por lo demás te diría que casi todo son ventajas.

Para el 2006 seguiréis con los mismos formatos o se harán realidad los comentarios que corrían en Internet en 2004. Es decir, se cerrarán las Bibliotecas Marvel y la mayor parte de las colecciones en cómic book.

Tú crees que alguien en su sano juicio puede fichar a Alejandro Martínez Viturtia para cerrar su línea Excelsior. ¡Qué dolor de cabeza! Por favor, las Bibliotecas Marvel seguirán editándose. Cerraremos unas, porque entronquen con material publicado recientemente y así estaba previsto hace mucho tiempo, y abriremos otras que permitan seguir recuperando el pasado y la infancia de algunos de nuestros lectores.

Lo que si que haremos es trabajar mucho los nuevos títulos de esta Biblioteca con el fin de optimizarlos. Para ello contamos con Alejandro, que fue el padre de la criatura cuando estaba en Planeta, y con la experiencia acumulada.

Respecto a los cómics en grapa, son algo muy enraizado en los lectores españoles aunque olvidado por los europeos. Lo fácil para nosotros sería cerrar estas colecciones y disfrutar con obras tipo las 100% Marvel, que las podemos hacer en coedición con otros países europeos. Pero no es esa nuestra intención. Sigo pensando como hace un año, cuando empezamos a trabajar con el material Marvel, seremos fieles a lo que quieran los lectores españoles, ese era nuestro compromiso y, como ellos han respondido positivamente a nuestro reto y han aprobado nuestra gestión con sus compras, esa será nuestra respuesta: seguiremos en 2006 con un plan similar al del 2005, pero todavía mucho mejor.