Jim Starlin

Entrevista realizada en el Salón del cómic de Barcelona del año 2005

Jim Starlin (Detroit, Michigan, 1949) llega a la sala de prensa con su barba gris pulcramente recortada, portafolio en mano. Su trato es cercano y amigable, destila confianza y no parece que lleve más de 30 años trabajando en la industria del comic-book norteamericano, en producciones para las dos principales compañías del sector, DC y Marvel trabajando con los personajes más importantes de las dos editoriales, habitualmente envueltos en grandes epopeyas cósmicas.

 

¿Quién es Jim Starlin?

(Entre risas) Soy un tipo algo perezoso que dibuja cómics y al que le gusta salir a navegar en su barca tan a menudo como puede.

 

Usted ha trabajado a lo largo de su carrera básicamente para las dos principales compañías del sector en los USA, DC y Marvel, aunque sus últimos trabajos se han ido a editoriales más pequeñas. ¿Cuál es el motivo de este cambio?

Quería trabajar en mis propios proyectos. Tenía la obra de Kid Cosmos entre manos desde hacía mucho tiempo y quería darle salida. Le he dedicado el último año y medio y estoy plenamente volcado en él. Llevo  121 páginas dibujadas hasta ahora, y la obra completa serán unas 144 en total. Bueno, además tuve un terrible desencuentro con Marvel.

Kid Cosmos narra la historia de un chico huérfano de 12 años con una vida desdichada e infeliz que se convierte en un Campeón que tiene los poderes de un ser cósmico y que tendrá que afrontar la tarea de salvar al universo y protegernos a todos de una raza de alienígenas llamados los Genocidas. Durante el sueño del chico, convertido en un joven adolescente de 16 años, su fallecido predecesor se acerca a él y le explica todo lo que debe saber sobre su nuevo trabajo. Es una historia seria, aunque divertida a ratos (como por ejemplo al final de la segunda parte).

Es un proyecto absolutamente personal: yo escribo, dibujo, entinto y coloreo (salvo la primera parte, donde el color lo pone Jim Cheung). La única tarea que no hago yo es la rotulación. Creo que a España llegará por Navidad.

 

En su último trabajo para Marvel, Thanos, abandonó la serie tras seis números. ¿Cuales fueron las causas para una decisión tan drástica? Y, considerando que Thanos es un personaje de Jim Starlin, al que usted le ha dado cuerpo, forma y ha hecho evolucionar, ¿cómo contempla la posibilidad de que otro autor siga su trabajo allí donde lo dejó?

Bien, esta es una historia muy interesante... Yo estaba haciendo un buen trabajo con la serie Thanos. Llevábamos cinco números de la serie cuando me dirigí a mi editor y le propuse trabajar también con una serie para Warlock. Su respuesta no fue nada correcta, pues me dijo que encargaría el proyecto a otro autor y que si no me gustaba me podía ir. Y yo siempre me he dicho que si alguien me invita a irme es hora de irse, puesto que las cosas pueden ir a peor. Así que, así lo hice y la serie de Thanos quedó cancelada tras seis números.

Sobre el hecho de lo que puedan hacer con Thanos... ya han hecho muchas cosas. Tuvimos una historia, muy mala, con Spiderman, con Thanos robando bancos o otra historia donde Thanos luchaba con Quasar. En el fondo me es igual, porqué hoy vivo a 30 millas de la tienda de cómics más cercana.

 

Cuando nos llega a las manos una obra de Jim Starlin casi siempre viene acompañada del adjetivo Cósmico. El Guantalete del Infinito, Thanos, Warlock, La Guerra del Infinito, Dreadstar,... ¿Cual es la importancia de este concepto en su obra?

Odio dibujar caballos y coches. No, en serio, mis historias tratan sobre las cosas que le suceden a cualquier persona normal: cambiar de opinión, aprender, arrepentirse,...  Mis historias son siempre pequeñas historias aunque envueltas en un halo cósmico, porqué me encanta dibujar naves espaciales y todo este tipo de objetos tecnológicos que lo envuelven. Esto es lo primero que ves, pero si te sientas y profundizas en la historia que se narra en el cómic descubres que detrás del Capitán Marvel hay un chico que decide seguir el camino de la paz, detrás de Thanos hay un individuo insatisfecho con su propia vida y detrás de Warlock hay un paranoide esquizofrénico que se quiere matar a si mismo. Todo lo demás son extras, añadidos. Siempre intento que mis historias traten de algo pequeño, algo que puedas entender.

 

Una de tus obras más elogiadas es Dreadstar. ¿Cuánto de este Dreadstar hay en Jim Starlin?

Supongo que bastante. Yo estuve en el ejército antes de dedicarme a los cómics y estuve sirviendo en el Sudeste del Pacífico, en Vietnam y en lugares parecidos y volví de allí muy insatisfecho. Básicamente, la primera historia de Dreadstar trataba sobre individuos envueltos en una guerra inútil y había mucho de mi odio, de mi cólera y mi frustración en ella. Hoy pienso que Dreadstar era el último rebelde, y que hay un rebelde dentro de cada persona, igual que hay un rebelde dentro de mí.

 

¿Que pasa con el personaje de Silver Surfer, porqué no termina de funcionar ni de convencer?

No lo sé, la verdad. Vivo a 30 millas de la tienda de cómics más cercana y no lo sigo. Sé que han vuelto a resucitar el personaje en varias ocasiones pero no sé cuál es problema con él.

 

¿Sigue algo de comic-book actual?

(Entre risas) No, sólo me releo los Spirit de mi estantería. No, en serio, como DC me ha pedido que trabaje con Adam Strange últimamente me estoy leyendo todo lo que se ha hecho sobre este personaje.

 

¿Cómo piensa que la actual política americana puede influir y afectar a la industria del comic-book norteamericano?

(Jim Starlin abre su portafolio y nos muestra una página de Kid Cosmos donde el protagonista discute con George Bush) Es realmente difícil ignorar la política actual. En Kid Cosmos los villanos principales son los Genocidas, los alienígenas que destruyen para existir, pero hay un personaje que es un cambiaformas que se introduce en la cúpula del gobierno de los Estados Unidos e influye de forma muy importante en sus decisiones. Es un individuo que nunca está en primera fila, pero siempre está allí, sabe cosas que los demás no saben... Es fácil parodiar al gobierno actual.

 

Batman, The Cult fue una obra que impactó positivamente y recibió muy buenas críticas. ¿Se ha planteado retomar el personaje de Batman?

No, Batman se ha convertido en un personaje demasiado grande. Batman, The Cult funcionó porqué allí estaba Berni Wrightson y porqué cambiaba la línea habitual del personaje para convertirse en una historia de terror, una terrible historia de terror.

 

¿Que le ha parecido el Saló del Cómic de Barcelona?

Es la segunda ocasión en la que vengo a Barcelona. Me gusta mucho la ciudad y me gustó mucho el Saló. He trabajado duramente, más que en cualquier Salón o convención en toda Europa: entrevistas, clases, reuniones,... pero me lo he pasado muy bien, está muy bien organizado y la gente es mucho más respetuosa. Convenciones como las de San Diego no me gustan.

 

La última pregunta... ¿cual es la pregunta que no le hemos formulado a la que le hubiera gustado responder?

(Se toma su tiempo y entre risas responde) Mi talla de zapatos es 8 y medio.