Gregory, Roberta

Entrevista realizada en octubre del año 2003

Los personajes femeninos que presentas en tu obra son generalmente neuróticos e histéricos. ¿Por qué consideras que las mujeres pueden acabar siendo tan neuróticas?

No pienso que las mujeres sean neuróticas, al contrario mi marido y yo somos sicólogos y conocemos mucha gente realmente neuróticas. En parte como actua el Putón es la forma en que actúa cualquier persona en una situación de enfado o de cabreo. Pienso que hay una corriente de empatía hacia el personaje por la forma en que se expresa en el cómic.

Los personajes que presentas en tus cómics son mucho menos conservadores de lo que se percibe de la sociedad americana. ¿La imagen que transmite la sociedad americana es errónea o bien tus cómics son una forma de provocación?

Todos mis amigos y personas con las que me relaciono no son conservadores. Yo vivo en Seattle, en el estado de Washington, en la costa oeste y tanto en la costa este como oeste hay gente que no es conservadora. Cuanto mas nos alejamos de la costa y mas nos acercamos hacia el interior, hacia la planicie interior o hacia las montañas rocosas, nos encontramos con gente mas conservadora y mas ignorante. América es un lugar muy esquizofrénico.

Si tuvieses que describir la situación actual de EEUU con un presidente que solo piensa en tirar bombas y un actor que ha llegado a gobernador de California, ¿Cómo lo presentarías en un cómic?

Tengo amigos que me están pidiendo si puedo diseñar camisetas con la imagen del presidente Bush caricaturizado. De todas maneras la situación actualmente en Estados Unidos no es muy agradable, sino al contrario, asusta un poco y hay una serie de gente que no se pararía ante nada para alcanzar el poder.

Ayer estaba firmando comics en Arkham comics en Barcelona, dibuje al Bush Bitch, o lo que es lo mismo una caricatura de Bush con el cuerpo del Putón, caricatura en la que está tirando bombas y de alguna manera podemos reirnos de él.

Pienso que cuando uno quiere dirigirse al pueblo americano lo ha de hacer de una manera bastante básica, hay que decir esa persona es mala, esa persona nos está engañando .... y pienso que el pueblo americano no esta preparado para algo mas complicado como podría ser la sátira.

Consideras que el pueblo americano ha perdido la curiosidad por la cultura, el conocimiento o la capacidad de crítica.

La situación económica en los EEUU actualmente es bastante complicada, por ejemplo en el estado de Washington hay una tasa de paro muy alta y mucha gente esta preocupada por encontrar un trabajo que les permitan acceder a la sanidad, cosa que en muchos casos no sucede.

La clase media americana está mas preocupada por cosas muy básicas como conseguir un trabajo, que el mismo les permita cubrir su seguro sanitario, mantenerse dentro de la seguridad social, etc y realmente no tienen tiempo para preocuparse por la cultura y otros asuntos de naturaleza intelectual.

Con seguridad ha encontrado detractores de su obra ¿Tienes alguna anécdota especialmente significativa en este sentido?.

Si ha habido reacciones negativas, pero siempre han sido superficiales y muy básicas, en el sentido de que el dibujo es muy esquemático, que se trata de las actitudes de una mujer enfadada. Generalmente son de personas que no han profundizado en la obra, sino que solo han visto superficialmente el cómic, no se han interesado por el contenido del cómic, ni por la historia, ni por lo que realmente se está contando en el cómic.

¿En que medida influyo tu padre en la decisión de convertirte en autora de cómics?

Cuando era niña crecí rodeada de cómics, en casa siempre había cómics de Mikey Mouse y de otros personajes. En la escuela los profesores siempre se enfadaban conmigo porque decían que estaba siempre leyendo cómics, a pesar de que yo aprendí a leer con los cómics, pero sucedía  que entonces, en los años 50, los comics se veían como una influencia muy negativa  para los niños.

Yo recuero de niña hacer dibujos y poner las viñetas con textos y era para mi una forma de contar historias, unía estas historias y las vendía por un par de centavos y siempre las acababa comprando mi padre, que me ha apoyado siempre mucho. Incluso me dejaba utilizar sus herramientas de dibujo, cuando el trabajaba profesionalmente como dibujante. Cuando me hice mayor incluso ayude a mi padre a realizar algunos diálogos del Pato Donald que le habían encargado.

¿Cómo definirías tu cómic?

Siempre que hago cómics y sobre todo cuando empecé a hacer cómics, lo que me ha guiado ha sido hacer aquel cómic que a mi me gustaría leer y que no encontraba.

Por desgracia lo que mas se imita es el cómic comercial y no hacer algo comercial no es precisamente la manera de ganar dinero.

¿Cómo te defines a ti misma?

Soy una persona muy optimista, con un gran sentido del humor y bastante opuesta al personaje del Putón.

Me ha costado cincuenta años darme cuenta de que debo tomarme la vida con menos seriedad.

¿Qué proyectos estás preparando?

Estoy preparando el número treinta y dos de Naugthy Bitch, y que tratará de mi viaje aquí a España.

También estoy trabajando con una compañía de animación en Montreal en la serie animada del Putón, que es una serie de la que ya se televisaron hace tres años un par de cortometrajes, ahora estamos preparando episodios de media hora.

¿Cómo se siente una mujer formando parte del mundo de los autores de Cómic, mayoritariamente reservado a los hombres?

Los hombres que hay dentro del cómic independiente o underground siempre han tenido una actitud amable hacia mi y me han apoyado mucho.

También hay otras mujeres autoras de cómic como Dona Park  y otras. Entre nosotros hay un apoyo muy fuerte.

La distancia viene del mundo del cómic comercial o mainstream, comics de superhéroes o vampiros, en el que dibujantes y guionistas son hombres que se sienten amenazados por las mujeres y tienen miedo de nuestros  cómics. Pero tanto yo como el resto de mujeres dibujantes que conozco no dibujamos para ellos.

La gente para la que dibujamos o escribimos son los que aprecian nuestra obra, lo que sucede es que es un grupo minoritario.

¿Por qué una mujer debería leer tu cómic? Y ¿Por qué un hombre debería leer tus cómics?

Las mujeres leen mis cómics porque pueden identificarse fácilmente con el Putón ya que padecen sus mismos problemas, los problemas que tienen las mujeres y los hombres me han comentado con frecuencia que les gustan mis cómics dicen que es una forma de ver lo que piensan las mujeres y es como una especie de agujero por el que uno puede mirar y espiar lo que piensan las mujeres respecto de ellos.