Mariel

Entrevista realizada en el Salón del Cómic de Barcelona, Mayo 2002

¿Quién es Mariel?

Hay varias opciones, unos dicen que es un ratón, nací en Argentina, soy una especie de pequeña nube y lo primero que hice cuando empece a caminar fue pintar en las paredes. Entonces no fui consciente de que el dibujo era mi mundo, lo que ocurrió cuando tuve que hacerlo por obligación. No tuve mas remedio que ganarme la vida y me sumergí en el mundo del dibujo, me puse a aprender un poquito y me puse a trabajar enseguida.

Hay muchas versiones que dicen que soy un gnomo, una bruja, de todo un poco

¿Qué hay en el personaje de Mamen de Mariel?

Las ganas de independencia, hay muchas otras cosas que ya me gustaría pero que no llego, Mamen es un personaje absolutamente rompedor, muy fuerte, independiente, incapaz de atarse a vínculos demasiado fuertes sentimentales y yo no, tengo mis afectos y me parecen muy importantes en mi vida y quiero cuidarlos.

¿Cómo surge el proceso creativo de Mamen?

Fundamentalmente Manel es el guionista y el dialogo y la capacidad de respuesta rapidísima es suya y mi aportación es la charla previa, es aquello de ¿qué hace Mamen ahora?, yo lo incendiaría todo y Manel lo da la vuelta y en ocasiones no me hace caso y dice vamos a dejar de dar la paliza a los lectores. La responsabilidad del guión es suya, el plantea la historia y el resto de ironía en cuanto a plástica la pongo yo. Consultamos continuamente.

Mariel es muy conocida por Mamen, ¿qué mas cosas ha hecho Mariel?

Dentro del mundo del cómic he trabajado bastante con Manel, hicimos un verano una serie para el periódico de Cataluña que eran pequeñas anécdotas de un adolescente. En la Vanguardía hicimos un personaje que era una reivindicación mía, era una Maruja, una madre divorciada cincuentona y el mundo visto a través de sus ojos, con Manel hicimos otra serie que eran dos bailarinas y antes con Andréu hice genero negro, un poco de ciencia-ficción y cosas de humor también. Antes hice también dibujos animados dentro del mundo de la ilustración, del cómic.

Hubo un momento en que hubo una crisis en el mundo del cómic y los que habitualmente trabajamos en él tuvimos que reconvertirnos y buscar otros campos, ampliando el territorio, a parte de hacer ilustraciones en este tiempo me he dedicado a hacer cosas raras, por ejemplo, el anteproyecto de una atracción para el parque temático de tierra mítica, lo pase en grande creando animatrónics y espacios, trabajo también para teatro habitualmente haciendo diseño de vestuario, desde hace doce o trece años y he hecho cantidad de trabajos, como son los últimos montajes de Boadella, el Dalí o el Pla, y trabajo con casi todos los directores de aquí y con alguno del extranjero, es un trabajo mas anónimo, porque lo que conoces es la obra y luego si eres muy aficionado al teatro coges el programa y te fijas en el diseñador de vestuario.

¿Qué proyectos tiene en mente Mariel?

Ahora mismo estoy a punto de estrenar un vestuario en el teatro nacional y después como proyecto mío personal, aunque va a quedar un poquito relegado, tengo ganas de hacer una superwoman redondita y pequeña, a ver que sale. Me gustan mucho las protagonistas pequeñas y ya veremos en que momento puedo recuperar tiempo, porque con Manel hemos hecho una especie de simbiosis y hemos entrado uno en el terreno del otro y viceversa, y estamos a punto de emprender una gira suya de espectáculos, dos monólogos que hace en teatro y yo soy el técnico de luces, la regidora y la compañía empieza y termina en nosotros, lo que significará al menos un año de viajes continuos por Latinoamérica, por el resto de España y no se por donde mas.

¿Lo podrás compatibilizar con la tira del jueves?

Me queda tiempo justo para eso, pero no creo que para nada mas, porque cuando estas viajando no siempre encuentras los lugares adecuados como para realizar el trabajo.

¿Vamos a ver algunos de tus personajes anteriores recopilados?

Me gustaría retomar una serie que empezamos con Manel hace tiempo, que empezamos en el jueves, lo que pasa es que el jueves por imperativos es una revista de humor de actualidad y no les interesan demasiado historias de continuará y para nosotros a nivel práctico nos resulta mucho mejor hacer páginas, publicarlas y cobrarlas, y la posibilidad de hacer los monográficos luego. Empezamos hace tiempo una serie muy divertida que se llama historias infernales y que los protagonistas eran demonios y teníamos planteada una historia bastante larga en la que se llegaba al enfrentamiento entre el cielo y el infierno, una guerra celestial infernal, a nivel plástico tenía cosas creadas ya con un cielo totalmente modernistas, muy barroco y un cielo deco, limpio de líneas.

De hecho lo que hacemos siempre a través del humor es extrapolar la realidad y contarla, y esto me hace mucha ilusión, es cuestión de tiempo, a veces al final del día me digo para un poco y céntrate en algo porque estoy haciendo cuarenta cosas a la vez y para hacer esto tienes que darte tu tiempo, lo que pasa es que también hay que atender otras cosas que has ido forjando a lo largo de la vida.

¿Qué opinas de la situación Argentina actual?

Por un lado lo siento a nivel piel, me afecta muy directamente en casa tenemos gente de allá, que esta viviendo con nosotros y que han huido de aquella situación tan brutal. Me desespera mucho porque no veo una solución a corto plazo, ni siquiera a largo plazo. En este momento hay un nudo tan grande que no sé como puede llegar a resolverse medianamente bien para la gente de allá.

El origen de todo esto, yo siempre he pensado que Latinoamérica, toda ella, esta muy sometida, los gobiernos sudamericanos están muy controlados por EEUU y las multinacionales, en general hay poca autonomía en cuanto a los intentos de democracia internos y Argentina es un ejemplo, tuvo una época de esplendor político y cultural, en el que tanto la educación como la sanidad eran gratuitos y el nivel cultural era bastante sólido, y la educación hace que el pueblo crezca que sea mas abierto que tenga capacidad de creación, de entender cosas. Lo que es muy bueno y también te alerta contra los fascismos contra las posturas radicales, lo contrario te lleva a no entenderlas y no no les das la importancia que tienen.

Yo me fui de Argentina en el 75 justo antes de que empezaran los momentos mas graves y me fui por una sensación de angustia, una premonición de lo que podía pasar, ante atentados que comenzamos a vivir tan cotidianamente que ya no te afectan.

¿Qué ha pasado con la escuela de la historieta argentina?

Hay gente que esta haciendo cosas, pero lo que ha pasado es lo mismo que ha pasado en Argentina en todos los campos, ha habido una desertización por supervivencia en todos los campos de la cultura, en teatro en cine, ves que la mayoría de los actores importantes están viviendo en España. No ha sido fácil vivir estos últimos años en Argentina, Oesterheld desapareció fue uno de los primeros desaparecidos, mataron a sus cuatro hijas y uno de sus nietos pocos días después fue secuestrado por una familia, Alberto Breccia pudo librarse de eso y quedarse mientras vivió, pero en general fue muy difícil vivir en Argentina este tiempo y más desde una profesión que de alguna manera da respuestas, estas constamente contestando a los sistemas y por tanto poniéndote en la línea de fuego y creo que este es el gran problema de Argentina.

De todas formas la gente sigue haciendo cosas, sigue teniendo ilusiones, tenemos amigos con los que nos comunicamos vía e-mail y te envían trabajos y cosas, publicar allí es difícil, hay publicaciones pero con lo que ganas no puedes vivir, hay que publicar fuera y es por eso que la gente buena poco a poco primero empieza a publicar en España y finalmente acaba viviendo aquí.

¿Qué pregunta le gustaría que le hiciera a Mariel que no le he hecho?

Que es lo que más me gusta del mundo y la respuesta es una página en Blanco

¿Qué personaje le gustaría hacer a Mariel que no ha hecho?

El corto maltes de Hugo Pratt pero con una aventurera, y es una cosa a plantearme en el futuro, una heroína bajita y una aventurera espigada.

¿Te consideras una persona irónica?

Si para mí es fundamental ver el mundo a partir de los ojos del humor, si no te puedes volver tonto. En general en casa nos reímos bastante de nosotros mismos.

En general hay pocas mujeres en el mundo del cómic, ¿como te sientes en un mundo fundamentalmente masculino?

Casi siempre me he sentido bastante cómoda, cuando encaras tu vida dentro de este mundo eres bastante joven y tienes fuerza como para ponerte al lado de los tíos y yo llegue a la conclusión con el tiempo de que es básicamente una profesión de hombres por el reparto de roles que existe en la sociedad, las mujeres tarde o temprano acabamos haciendo de administradores, aunque sea en mínima medida, yo tengo mis amigos dibujantes de toda la vida que están cuidadísimos, mimados y que todo el tiempo del mundo lo han pasado delante de la mesa de dibujo, no es el caso de las mujeres, también tengo amigas dibujantes, yo no he tenido hijos, pero otras mujeres si y el momento de la maternidad y el de tener que dedicarte al niño es un momento de corte con esto, porque esto absorbe todas las horas de tu vida.

En tu cómic se te ve una mujer comprometida con las mujeres y sus problemas, ¿qué les dirías a las mujeres que sufren malos tratos?.

Hay una cosa que decía Simon de Boboir y es que el feminismo empieza por el bolsillo. Que no crean en el matrimonio, lo bonito de casarte de blanco con el velito y en Santa María del mar o donde sea es una anécdota que sirve para la foto, que lo más importante es la solidez de la pareja y tu propia independencia. En todo caso tienes que probarte antes tu capacidad de independencia.

A los que están sufriendo el sometimiento simplemente les diría corre a la comisaría de la mujer, denuncia no te calles, busca apoyo y a las futuras les diría no os dejéis engañar y sobre todo ser independientes. Es muy importante saber que puedes valerte por ti misma. A los hombres les diría lo mismo, porque hay muchos hombres que llegan al matrimonio, se casan y son capaces de aguantar situaciones muy desagradables porque son incapaces de valerse por si mismos a novel cotidiano, de cocinar, de cuidarse, hay un movimiento muy claro respecto a estabilizar la balanza y compartir las tareas, pero todavía hay que pelear bastante.