Kim

Entrevista realizada en el Salón del Cómic de Barcelona Mayo 2002

¿Quién es Kim?

No sé, no lo conozco. Un pobre tío que vive de dibujar un personaje hace veinticinco años.

¿Cuál es el éxito de Martínez el Facha?

Éxito no creo, que ya lleva tantos años saliendo, que ya forma parte de la vida nacional de un país, hace diez o quince años nadie lo conocía, pero ahora vas y la gente te dice tu haces Martínez el facha y todo el mundo lo conoce. Sin ser muy conocido pero forma parte de la cultura marginal del país

Martínez el facha ¿refleja a alguien?

No, salió en la época en que murió franco y España estaba cambiando, entonces quedaban muchos fachas metiendo bulla y protestando y la idea fue sacar un facha de estos, lo que pasa es que el facha sin querer fue saliendo un buen tío, una persona engañado como todos, que el se lo cree de verdad

¿Hay algo en Martínez el facha de Kim?

No, la verdad es que no. No me he sentido nunca identificado con él. Juegas con muchas cosas, todo lo que esta pasando alrededor nuestro. Ahora lo de Lepin todo esto le da vida al personaje.

¿Qué otras cosas ha hecho Kim?

He hecho muchas cosas, personajes fijos muy pocos, he hecho ilustración.

¿Vamos a ver cosas diferentes?, ¿hay algún proyecto en mente?

No proyecto no, porque la verdad es que no hay revistas, no hay nada, lo único que se puede hacer es un libro por tu cuenta, que si siempre lo piensas, pero acabo no haciendo nada, pasan los días, porque en el fondo hay trabajo en el jueves, además de la tira semanal hago posters, portadas.

¿Cuál es el mayor defecto de Kim?

Esto lo tendrían que decir los demás, los que me rodean. Que nunca he trabajado muy en serio, supongo, siempre me lo he tomado un poco así, ya tengo tiempo, ya tengo tiempo y luego se me hecha encima, que lo que no has hecho ya no lo harás.

¿Y la mayor virtud?

Lo mismo

De Martínez el Facha ¿qué destacarías?

Es un personaje que en el fondo ha quedado como un engañado mas de esta vida, el tío que se lo cree, esta rodeado de tíos que se aprovechan y el nunca se aprovecha y le toca siempre recibir. Es como es mucha gente vive la vida puteado en una oficina y llega a viejo sin darse cuenta.

¿Cómo se trabaja en el jueves teniendo que presentar una tira semanal?

Acaba siendo algo mecánico, te lees el periódico durante la semana y siempre hay alguna noticia que te encaja, entonces a partir de aquí vas pensando y cuando llega el lunes, que es cuando empiezo a hacerlo, tienes ya algunas ideas de las que siempre sale una.

¿La mentalidad de Martínez va a evolucionar?

No, lo que pasa es que le voy sacando personajes alrededor, cuando me canso que no sé que hacer le saco un personaje nuevo, un tío que llega de Italia de Alemania

¿Por qué tiene tan mala suerte este personaje?

Quizás por esto porque es un hombre que ha ido siempre de buena fe, y el que va de buena fe siempre recibe, hay que ser un poco cabrón en la vida. De hecho tome un poco el sistema del tebeo que leía de pequeño, que al final siempre recibía el personaje, corriendo, perseguido, le pegaban de tortas.

¿Qué cambiarías de lo que has hecho hasta ahora?

Supongo que todo, si volviera a empezar ahora ya no podría ser igual y si volverá a empezar hace veinticinco años no creo que cambiara muchas cosas

¿Alguna vez te has encontrado con un facha que se enfadase?

Si, pero normalmente los fachas con los que me he encontrado han sido gente que han venido a que les firme un libro, y me han dicho mira yo soy falangista y dicen que se ríen. También he recibido hace años algunas cartas con insultos.

¿Tienes alguna anécdota especial?

Si una curiosa es que cuando el 20 N que se reunían en la plaza de oriente, antes de que pasara hice una historia en la que el servicio de orden lo traían de Italia para vigilar y acababan a hostias italianos y españoles y pasó de verdad, entonces un tío falangista que me pregunto como sabía que venían los italianos y le conteste que no lo sabía, que me lo inventé, y el tío insistió tanto que al final le dije que tenía un amigo que me lo explicaba, y dijo que estaba seguro porque eso no me lo podía inventar.

¿Qué hay que tener para hacer cómics que lea tanta gente?

Lo primero es divertirte tu haciéndolos, porque si los haces a disgusto o forzado no puedes transmitir la cosa divertida, yo aun me divierto y me río después de veinticinco años.

¿Qué le dirías a alguien que quiera empezar en esto?

Que si, que es un mundo divertido y aunque dicen que no hay revistas y hoy con todo lo que es Internet y tal hay unas salidas increíbles dentro del mundo del humor, la comunicación, el dibujo, hay mucho campo, mas que nunca.