Giménez, Juan

Entrevista realizada en el Salón del Cómic de Barcelona Mayo 2002

¿Quién es Juan Giménez?

Soy un fanático como el que más del cómic y tengo la suerte de trabajar y vivir de ello, aunque es mas complicado que eso se puede resumir así

¿Qué proyectos tienes?

Trabajar lo menos posible. En una etapa de mi vida he trabajado mucho para ocupar mi vida en el cómic y ahora no se como hacer para volver a tener el tiempo que tenía antes.
Tengo dos libros en fase de ejecución, uno de ellos la segunda parte del cuarto poder, que lo tengo listo en lápiz para pasarlo a tinta y también ya tengo las primeras páginas del metabaron ocho.

Esto esta matizado con tentaciones cinematográficas de gente que quiere que colabore con story boards para películas, otras para crear ambientes, caracteres, etc., que eso me permito hacerlo cuando no me enrollo con un libro. Normalmente cuando me enrollo con un libro me centro en él, con el objetivo de que salga en diez meses, si me enrollo con otras cosas entonces el libro se eterniza.

El hacer el libro de una sola vez, dedicándole todo el tiempo me rinde mas el tiempo, trabajo en la temática de tal forma que a medida que lo voy haciendo me va saliendo cada vez con mas calidad y más rápido. Si estuviera empezando y dejándolo cada vez estas titubeando eliges el color y no sabes como empezar, y a pesar de que se supone que uno ya debería saberlo, cada comienzo de libro es una especie de incertidumbre sobre como encararlo, pretendiendo hacerlo siempre mejor.

Si yo cortara una idea de un trabajo cada vez que comenzará me pasaría esto, por lo que trato de hacerlo de una sola vez, lo que quiere decir que el guión lo tenga todo completo, cosa que los guionistas se empeñan siempre en no hacerlo completo, entonces yo les digo "hasta que no termines no empiezo", entonces los tipos tratan de terminarlos, a veces los entiendo, que no tienen las ideas muy claras y tienen que madurar su ideas, esto son cosas según que guionista y según que situación.

En el caso de Jodorowsky, guionista de La Casta de los Metabarones, se ha hecho de diferentes maneras, muchas veces con el guión terminado, otras con trozos del guión, pero la mayoría de las veces con el guión completo.


Todos conocen mi forma de trabajar e intentan facilitármelo de esta manera.

En el libro de los ancestros se hace una comparativa entre Juan Giménez y Moebius, ¿cómo lo ha visto Juan.?

Es un poco dura para Moebius. Pasa que justamente a Moebius lo agarramos en baja forma en eso, era la única forma. Eso fue un capítulo que hizo a último momento creo hace mucho tiempo atrás, salió al poco tiempo de terminar el Incal un libro que se llamo los secretos del Incal y ahí salieron esas páginas y, evidentemente como suele pasar, hay veces que uno esta mas despejado que otras y en ese pienso que estaba con mucho trabajo y lo hizo muy rápido. Cosa que no es muy saludable compararlo con lo mío, porque yo estaba con una lupa para que no fallara nada, porque esas eran las primeras páginas que tenía que hacer para el libro, entonces la comparación es muy cruda.

Para colmo estaba muy extractada la historia, por lo que le tuve que agregar mas secuencias, de seis páginas se fueron al doble.

En La Casta de los Ancestros Juan y Jodorowsky se presentan de una forma "mas intima", ¿es realmente así?

Cuando se hizo teníamos todas las dudas del comienzo de una serie, la editorial tenía sus dudas, la idea era hacer un álbum de 46 páginas normal y de pronto cuando recibí el guión completo y no me salía por menos de sesenta y dos, entonces la editorial se empezó a transpirar muchísimo, porque para ellos se les disparan los precios de papel, de no se que, cosas que me importan bastante poco, pero para ellos si, porque entonces tienen que subir el precio, y yo dije o Jodorowsky va amputando los diálogos o esto no sale en cuarenta y seis páginas, entonces como Jodorowsky tiene su peso en la editorial, me dijo Juan cuantas paginas necesitas, sesenta y dos, van sesenta y dos, entonces la editorial transpiraba un poco pero fueron.

Casualmente ahora la mayoría de los álbumes son de sesenta y dos páginas. Y después empezamos a hacer la doble página que también fue un rollazo, que el fotolito que no encaja, que ampliamos y yo intente el mas difícil todavía que era hacer un tríptico, y hicieron sus cálculos y me dijeron me encanta la idea, pero te lo pagas tu, con lo cual dejamos como estaba. Eso se logro en un libro especial que se llamaba book maker francés y es una edición especial del número cuatro, era muy caro y pensamos que estaría en los anaqueles, si se vende esto quiere decir que la cosa se mueve y si se mueve entonces aumento de sueldo.

¿Hay mas proyectos con Jodorowsky.?

Yo tengo guiones que se me van acumulando, entre ellos el cuarto poder, y Jodorowsky lo sabe, muy a su pesar supongo, y yo prefiero hacer mis cosas, mis rollos, ya esto de amputar un tío veinte veces. . . .

¿Qué te gusta mas el cómic o la ilustración?

Yo soy fanático del dibujo, en general, específicamente me dirijo al cómic porque me gusta contar cosas e imitar lo inimitable que es el cine, dado que yo empecé viendo cine, el cómic remeda aunque sea lejanamente lo que es el cine, de ahí que como amo tanto el cine, aprendí muchísimo. Si uno se fija de secuencias, montaje, todas estas cosas, porque vi todo lo que había que ver desde los años cincuenta en adelante o antes.

Otra cosa que tecnológicamente estaba en contra de que no había video en casa, porque no existía, ni la televisión existía y la idea mía era reproducir todo lo que veía, y reproducir todo lo que veía era aprender, con cuatro o cinco años ya estaba sabiendo lo que era una secuencia y eso te crea la necesidad de contar una historia, entonces empiezan a florecer ideas.

A mí me gusta trabajar con un guionista y mientras voy acumulando ideas propias, que por cierto van a mi medida, no me tengo que esforzar, cosa que no es buena del todo, porque cuando te haces un guión te lo haces a tu gusto siempre, si un tío te fuerza a hacer amputaciones, cosa que jamas yo haría, sin mirarlo con asco, se que eso gusta a un mercado, pero yo jamas lo haría.

¿Cómo se trabaja con Alejandro?

Como yo resultaba un poco esquivo, el facilito un poco las cosas, el me hizo la misma pregunta, como trabajas, y una de las condiciones fue guión concreto, tu me das el guión y despreocúpate de él. El me dice por ejemplo acá empieza una secuencia usa los cuadros que quieras, lucha este robot con el metabarón y el final tiene que ser que se cae una pata al robot y yo me hago toda la historia. Tal es así que me da comodidad y rapidez porque yo voy a mi rollo, cuando el ve la historia, cosa que le creo, lee una nueva historia, lee algo que el ha escrito pero no sabe como lo voy a hacer yo, hasta que no lo ve, eso me da a mi la comodidad de trabajar con él.

A través del e-mail trabajamos fluidamente sin necesidad de estar todos juntos

¿Qué historia ya hecha le gustaría redibujar a Juan Giménez?

Todas, a partir de ciertos años atrás todas, pero como eso no es posible. Me gustaría hacer una historia buena de aviación, porque me gustan los aviones, una historia de aviones de la segunda guerra mundial, porque tengo documentación por hobby personal, pero si el metabarón cuesta trabajo hacerlo esto cuesta tres veces mas o cuatro, porque ahí se plantean mil problemas, primero tienes que documentarte bien, si haces un dibujo, un uniforme, lo que sea, ya tienes que ver como es, si trabajas con fechas ya sabes que en la fecha no se usaba esto, es un tiempo extra que lleva, arquitectura, ropa, los aviones, el interior de los aviones, la jerga como hablaban, todo te lleva un tiempo especialmente mas largo que hacer ciencia-ficción.

¿Qué piensa Juan de la situación política de Argentina?

No me sorprende nada, a la gente de Europa, gente que no proviene de allá le puede sorprender, pero a mi no me sorprende nada, es la crónica de una muerte anunciada, todas las aberraciones políticas de todo tipo. Lamentablemente era tan normal y tan cotidiano que ni importancia le damos, hasta que ha ocurrido lo que ha ocurrido. Yo desde que tengo uso de razón Argentina, mi profesión era algo que yo no podía vivir allí, y por eso me tuve que ir.

También ayudo que internamente, para hacer esta profesión para desarrollarse bien necesita una estabilidad, porque es lo primero que se deja de comprar, todo lo que no se come se deja de comprar, entonces el cómic en Argentina ha tenido muchos altibajos, yo pesque una subida que fue en los años setenta, que fue cuando me reincorpore profesionalmente, fue el boom francés famoso que también llego allí, los editores se animaron y resurgió el cómic.
Hay fue donde decidí volver y decidí venirme a España, yo vivía en el interior a 1100 kilómetros de buenos aires, yo siempre estoy a 1.100 kilómetros de donde se cocina todo, ahora estoy a 1.100 kilómetros de parís. En parís hace mucho frío prefiero España. Y como tenía que irme mas que irme a Buenos Aires me vine acá.

Recientemente se ha publicado por Planeta Mort Cinder, ¿Qué opinas de esta obra?.

Me haré con ella, es una obra súper maestra, el viejo era bastante amigo mío y bueno como todas las cosas uno lo siente, yo lo leí cuando era chico, ahora tendría setenta y ocho años, conviene tenerla.

¿A Juan le gustaría colaborar algún día en una obra como Mort-Cinder?

Si Oesterheld estuviera vivo, es una asignatura pendiente, me hubiese gustado, es otra de las desgracias de Argentina, su desaparición, yo fui uno de los jodidos por esto, conseguí hacer una pequeña historia de él, pero hoy estaría haciendo obras como Mort Cinder, porque era un tipo muy especial, nos educó a todos al menos la generación mía, porque ahí aprendimos realmente lo que es un cómic de verdad, de adulto serio, no la chabacanería americana típica.

Cuando empecé a identificar a Oesterheld a través de sus historias empecé a descubrir que no todos los alemanes eran nazis, eran seres humanos, y los japoneses no eran monos amarillos, y tienen hijos u cuando mueren tienen la foto arrugada en la mano, ese es Oesterheld, empezó a mostrarnos el mundo de otra manera, el cómic sin restarle acción pero humanizado, había problemas sociales, si había ciencia-ficción había huelga de robots, de pronto uno se entera que hay huelgas en el futuro.

Mort Cinder es todo un alegato social, uno se lo iba comiendo te ibas divirtiendo, pero estaba ahí, por eso se lo cargaron porque era muy sutil el tipo, a parte al final se cargaron a sus cuatro hijas y quedo la viuda sola y desapareció él, porque luego ya presionado dejo de ser sutil empezó a ser abierto y eso ya no se podía soportar.

Así como el estilo de Breccia es un estilo de blancos y negros, Juan Giménez como dibujaría las situaciones tan duras como las que hace Oesterheld, ¿las realizaría en un dibujo realista?

No se si me atrevería, me atrevería en un sentido metafórico, pero es lo mismo que cuando admiras un montón algo, le daría un rumbo diferente para evitar lo que le paso a Moebius que le compararon conmigo.

¿Qué cambiaría Juan del mundo?

Lo que hay que cambiar es algo que es imposible, al ser humano, es muy difícil, sin entrar en profundidades místicas, tenemos esa extraña nobleza de enternecernos por ver a un perro herido y no se nos mueve un músculo por ver que están aplastando con tanques un tío que está en una chacrita con una lechuga, le echan de su casa, le joden, entonces que hago, me aíslo dibujando.

¿Cuál de las obras de Juan Giménez es la mas personal?

Cuestión de tiempo, es una serie que hice en los años ochenta, tenía pelo inclusive, y es el tema que mas me atrae de la ciencia-ficción, las paradojas temporales, siempre me intereso aquello de ir para atrás e ir para adelante en el tiempo, me fascina, comprar con euros en el futuro y pagar en pesetas para atrás.

¿Qué pregunta te gustaría que te hiciese que no te he hecho?

A que edad se te empezó a caer el pelo y la respuesta la tengo, cuando empecé a conocer al editor.

Uno no tiene jefes, pero la imagen del editor es la que uno tiene de jefe