hspace=0El gato del rabino: Jerusalén de África

En la Quinta entrega de “El Gato del Rabino” Joan Sfar nos propone un viaje por África, un viaje en el que descubriremos nuevos personajes y nuevos parajes en los que se desenvuelve la historia.

Tras el matrimonio de Zlabaya, el gato comprueba que su ama no es feliz, que su marido no atiende a la joven como es debido, un hombre demasiado preocupado por su trabajo y que parece poco atento a las necesidades de su joven esposa..

Zlabaya ira en busca de la ayuda de su padre, quien acudirá a la casa de su yerno y hará un extraño hallazgo, dentro de una caja supuestamente llena de libros, encontrará un hombre, que parece muerto, juntos el padre de Zlabaya y su yerno acudirán en busca del consejo de de un prestigioso rabino.

Para sorpresa de todos cuantos asisten a revisar el hallazgo, el joven que parecía muerto despertará de su sueño y para sorpresa del gato, este joven comprende lo que el maúlla, pero ni el gato puede hacerse comprender por el resto, ni el joven tampoco, dado que habla ruso.

El rabino llevará al joven a su casa y a través del hebreo logrará comunicarse con él, pero el nivel de comunicación es muy limitado, por lo que el rabino iniciará la búsqueda de una persona, que haga de interlocutor, una búsqueda que le llevará a la iglesia ortodoxa y desde allí a la mansión de un excéntrico Ruso.

A su vuelta a casa el rabino se va a encontrar  con una nueva disputa entre su hija y su yerno, a la que se ha incorporado un rabino, una discusión causada por el retrato que el joven ruso está realizando de Zlabaya, esta situación, enfrentará la joven pintor y el excéntrico ruso con el rabino radical que se ha sumado a la discusión.

Finalizada la discusión, el rabino, su yerno , el joven y el excéntrico ruso van a acudir juntos a la sauna, donde el joven les va a hacer conocedores a todos de los motivos por los que ha acudido África, quiere buscar el Jerusalén africano, incitando a todos a iniciar una aventura por el África interior para encontrarlo.

Juntos van a iniciar la aventura a la que pronto se les va a unir un músico judío que encuentra su pasión en la búsqueda  de sonidos africanos, una aventura en la que el primer damnificado va a ser el gato, que sufrirá la picadura de un escorpión, tras lo que recuperará el habla y podrá de nuevo comunicarse con el rabino.

Los problemas continuarán cuando el joven ruso trate de dibujar a un jeque, el cual siguiendo los dictámenes de su religión no debe ser dibujad, lo que va a llevar al grupo a una complicada situación, en la que van a perder al primero de los compañeros de viaje, el ruso excéntrico.

El viaje va a continuar con situaciones no menos comprometidas, en las que cabe lugar hasta para el enamoramiento repentino.

De los álbumes de la serie, tal vez este es el más divertido, en el que el giro argumental se aleja totalmente de los anteriores álbumes, presentándonos nuevos aspectos de  los personajes que harán las delicias de los lectores.




Monogrficos:
« Volver