American Apocalypse (TM)

hspace=0Tras leer American Apocalypse (TM) uno se queda con la sensación de que, aunque llevado al extremo, John Kessel ha sabido retratar a la perfección todas las filias y fobias de los estadounidenses, desde su obsesión por crear héroes hasta su necesidad de destruirlos.    

    Kessel nos ofrece una sociedad yankie llevada al límite tras una gran crisis económica, el gobierno es tan sólo una marioneta de los intereses capitalistas (aunque en esto no hay mucha diferencia con el presente), la población se vuelca en cualquier tipo de entretenimiento capaz de ayudarles a olvidar que el mundo en el que viven, la tierra prometida, se ha convertido en un infierno en la Tierra, algunos, sencillamente, se van a un club de seppuku a suicidarse en compañía de otros desgraciados (una de las ideas más brillantes y terribles del libro), otros siguen a rajatabla a los reverendos televisivos, especialmente a Jimmy-Don Gilray quien pretende llevar a su congregación a un nuevo Paraíso en la Tierra donde esperar la llegada de los extraterrestres/ángeles, y otros, otros como George Eberhart, periodista de un canal de prensa amarilla, buscan la verdad aún abandonando a su esposa por ella, por imposible que ésta sea. Y el creer que los extraterrestres están entre nosotros precipitando a la Humanidad a su ruina no es un indicativo de salud mental precisamente.

    John Kessel demuestra con American Apocalypse (TM) que la ficción, la ciencia-ficción, es capaz de ofrecer algo más que escapismo a sus lectores, su visión de los Estados Unidos llevados al límite de sus locuras es, sencillamente, magistral. Su manera de enfocar la novela a través de los ojos de cuatro protagonistas y a través de las victimas de las maquinaciones de los extraterrestres consigue, gracias a tantos puntos de vista, que te sientas identificado no ya con un único personaje, sino con varios. Las situaciones a las que inmisericordemente arroja a los protagonistas no dejan de ser una manera de acercarnos a ellos, aún a pesar de lo bajo que éstos pueda caer (y caen).

    Su visión del Día del Juicio que se avecina, y que, obviamente, sólo afectará a los USA (otra manera de demostrarnos lo mucho que se miran los yankis el ombligo), con una plaga sexual que cambia la raza de las personas, con diversas secesiones en los Estados Unidos ante el poder de la televisión y de la religión unidos, con una sicosis por los extraterrestres, con mucho, mucho sentido del humor es digna de ser elevada a los altares.

    La edición de Bibliópolis vuelve a ser de gran calidad, aunque, nuevamente, se echa en falta algo de información sobre el autor, la misma información que se envia con las notas de prensa y que redondearía la edición del libro.

    American Apocalypse (TM) se merece un reconocimiento del que, seguramente, no acabará gozando más que entre unos pocos aficionados, por eso y por lo bueno que es este libro, compradlo, robadlo, quitádselo a un amigo, lo que sea, pero leerlo. Si habéis disfrutado con las obras de Michael Moore, con el Transmetropolitan de Warren Ellis (que, seguramente, habría leído este libro antes de crear este comic), con las críticas inteligentes y mordaces al mundo libre no podéis, no debéis dejar pasar American Apocalypse (TM).

   




Palabra :


« Volver