DRAMACON

DRAMACON

 

DramaCon es un manga americano, creado por Svetlana Chmakova y publicado por  TokyoPop. El título de la obra es un juego de palabras, ya que en América, uno de los salones de manga y anime más conocidos es el AnimeCon (Anime Convention)… de ahí han fusionado las palabras del Drama (historias de amor) y Con (Convention).

 

La historia  trata de una guionista amateur, Christie Leroux, que acude a su primer Salón del Manga con su novio para promocionar el fanzine que acaban de editar juntos, dónde ella piensa las historias y él se ocupa de dibujarlas.

 

Conforme vamos leyendo, nos planteamos si se trata de una obra autobiográfica con algunos toques de fantasía… puesto que ocurren cosas muy corrientes: piques entre la pareja porque ninguno de los dos quiere permanecer en el stand, ya que prefieren irse a las diversas actividades del Salón; coqueteos por parte del novio con otras chicas del Salón, sobre todo con las que van con cosplay exuberante…  Si a todo esto, añadimos una reconocida autora de cómics americana que se interesa por el trabajo de Christie como guionista, pero no por el mediocre estilo de dibujo de su novio, aumentaremos la dosis de mal rollo y celos entre la pareja.  Sin olvidar que lo que tenemos aquí es una obra de género drama-shojo, dónde no puede faltar un chico guapo que se ocupará de consolar a la protagonista en los “momentos difíciles” y que se terminará convirtiendo en su nuevo amor. Puedo atreverme a decir, que el mejor momento de todo DramaCon es el enfrentamiento entre los dos chicos, dónde hay gran cantidad de violencia gratuita.

 

Aunque es un tomo autoconclusivo, el manga tiene 3 tomos más dónde se continúa contando las aventuras de amoríos de Christie Leroux en los Salones del Manga.

 

El dibujo de Svetlana Chmakova deja bastante que desear, un estilo poco uniforme y cambiante según la página, el personaje y las ilustraciones... aunque en algunas páginas puede hacer soltar una carcajada. Realmente me pregunto, si nadie se ha dado cuenta que en España existen dibujantes mucho mejores que están esperando su oportunidad de lanzarse al mercado del cómic como para tener que importar manga dibujado por americanos. Tal vez, en España hace falta eso, una editorial como TokyoPop que se preocupe por lanzar dibujantes amateurs de su país.