THE AUTHORITY KEV

THE AUTHORITY KEV

 Personalmente ha llegado un momento en el que Garth Ennis ha acabado por cansarme ya que considero que sus historias no buscan sino provocar y concentrar, en la menor cantidad posible de bocadillos, la mayor cantidad posible de tacos. Une esto a su habitual tendencia de buscar historias o tramas sórdidas y barriobajeras y tendrás una clara definición de lo que para mi supone este escritor.

    No es que Garth Ennis me haya caído mal desde el principio. De hecho seguí con auténtica devoción su más que personal visión de Constantine durante todos los números que Norma editó de él. Posteriormente le seguí en Predicador, pero ya ahí comencé a ver cómo repetía esquemas, historias, tacos (por supuesto), etc. Empezó a parecerme que no era tan bueno como parecía. Su trabajo con Hulk o Thor no vino a hacer otra cosa sino convencerme de lo mismo y a cansarme.

    Porque no me lo tomo en serio, cuando hace una historia creo que nos está tomando el pelo y que ni siquiera él se toma el trabajo en serio. Me cuesta mucho poder disfrutar de sus trabajos precisamente por este motivo.

    Quizás sea por eso por lo que me ha acabado gustando The Autority: Kev, porque veo que Garth Ennis tampoco se toma la historia en serio, se rie de todos los personajes, del género, del protagonista y del resto de seres demenciales que aparecen por la historia. No siento como si me estuviesen tomando al pelo al invitarme a leer esta historia, siento que el autor nos quiere hacer cómplices de su delirante versión del más patético agente al servicio de Su Majestad, ¡y funciona!

    No veáis qué sorpresa tuve cuando, a comienzos del comic, empecé a divertirme. Y conforme seguía leyendo seguía disfrutando con el comic. Eso sí, me parece mucho más original y fresca la primera historia (la segunda se hizo por el éxito de la primera, obviamente esto llevó a Ennis a estirar el chicle) con la que todo te sabe a nuevo y no sabes lo realmente patético que Kev puede llegar a ser. Pero, ¡ey!, la historia funciona y la verdad es que te echas unas risas, que es exactamente lo que se pretendía y prometía, con lo que..., bueno, por una vez volví a disfrutar con Ennis.

    Pero, seamos justos, a Ennis se lo han puesto a huevo, como vulgarmente se dice, porque ponerle a Glen Fabry para que dibuje la historia..., es cómo decirle más te vale que te lo curres tio, ya sabes la de guionistas que matarían por trabajar con él. Y, claro, Fabry demuestra lo que vale a la par que desarrolla una especial conexión con Ennis, complicidad diría yo. Se nota que los dos disfrutaron con ambos especiales.

    Hay que decir que si bien no conviene tomarse NADA en serio la historia o lo que estos dos le hacen a los personajes de Authority ha sido una buena idea que Norma Editorial haya optado por recopilar en un volumen, de impecable edición, estas historias porque así las tienes a mano en la estantería para aquellos momentos del día en los que necesitas echarte unas risas.

    Así que... bueno, si a alguien que NO le gusta Garth Ennis, recomienda este comic... poco más hace falta decir, ¿no?. En fin, quizás una cosa; abstenerse aquellos sin sentido del humor.