Ultimates

Llevo mas de un año oyendo hablar maravillas sobre Los Ultimates y sobre el dibujo de la serie, los guiones de Millar, etc. Así que cuando Panini sacó a la venta el segundo volumen de la colección, tras pensármelo mucho, acabó por decidir que, bueno, que vale, que le iba a dar una oportunidad a la serie. Dicho y hecho, compré los números 1 y 2 y me los leí.

    Hay que reconocer que uno se pierdes unas pocas cosas, aunque en Panini tienen a bien ofrecernos un resumen de lo acontecido anteriormente y así uno se entera de que el Capi esta saliendo con la Avispa tras haber sido ésta maltratada por el Hombre Gigante, que Bruce Banner esta en la custodia preventiva en SHIELD por haber asesinado a mas de 800 personas la última vez que Hulk se liberó, o que Iron Man sale con la Viuda Negra. !Ok!, no hay problema, sigamos a partir de ahí. Los Ultimates viven mas o menos felices, son considerados héroes, y muy populares, gracias a sus últimas acciones y tan sólo el uso del Capitán América para liberar a unos rehenes fuera de suelo americano hará tambalear esa opinión. Thor los ha abandonado y encabeza un movimiento anti-gubernamental y ecológico que no esta sentando demasiado bien a sus antiguos jefes. Hank Pym esta trabajando en su nueva identidad como Hombre Hormiga y en Ultrón y Bruce Banner... comienza a pasarlo francamente mal cuando alguien filtra a la prensa que fue él quien mató a tantos neoyorkinos. Desde las Altas Instancias decide sacrificarle y entregarle a los tribunales y es a partir de aquí donde empecé a sentirme incómodo con esta versión cínica de los Vengadores..., sus compañeros parecen asumir con naturalidad que Bruce pueda ser ejecutado, NINGUNO de los Ultimates en activo lo ve reprobable e incluso Betty Banner, la mujer que supuestamente ama a Bruce, actúa como si nada..., en fin, no si, no son los Vengadores que yo quiero leer. Eso sí, encuentro muy interesante la trama de Thor, me gusta el giro que le da Mark Millar a la llegada de un dios a la Tierra y el giro argumental que se produce en el segundo número (que no destriparé).

    Y es que me parece que Mark Millar se ha tomado demasiado en serio eso de Ultimate y esta llevándolo al extremo, qué queréis que os diga, para mi un héroe es un héroe y desde luego no veo claro que el Capitán América, por ejemplo, justifique el asesinato de uno de sus compañeros de armas. No si, no acabo de sintonizar con esta nueva versión de los héroes..., es intentar acercarse demasiado, para mi gusto, a la imagen de tipos duros que heredamos desde el éxito de Authority y que me deja un regusto amargo cuando la veo reflejada en personajes que no deben comportarse como asesinos.

    En cuanto al dibujo de Brian Hitch, pues..., bueno, sí, esta muy bien, pero tanto oír hablar de que si ha evolucionado un montón, su dibujo detallado, etc... pues no si, yo le sigo viendo los reflejos a lo Alan Davis y no veo por qué debe tardar tantos meses en hacer cada número. Quiero decir que hay dibujantes que dan tanto o mas que él y que no reciben ni la mitad de su reconocimiento y de palmaditas en la espalda. Aún así lo cierto es que hay que reconocer que la calidad de su dibujo esta muy por encima de la media, aunque a un dibujante tan VAGO no hay que aplaudirle tanto que luego pasa cosas como las de Madureira o Campbell.

    Sobre la edición de Panini Comics habría menos cosas que reprochar, en realidad ninguna. Creo que esta muy bien editado, que el resumen de los números anteriores es un gran acierto y que el Triskelion en el que Julián M Clemente nos habla sobre lo leído cumple a la perfección con lo que antes se hacía en el correo de lectores. Eso sí, no me gusta demasiado que se hable de lo que pasa en los USA. No quiero saberlo, quiero disfrutar de lo que ha sucedido en este número y, si acaso, que me dejen con el picorcillo de lo que se avecina en el siguiente número, pero nada mas. Eso sí, la edición es muy buena.

    Sobre la recomendación o no de los Ultimates..., lo siento, no es un comic que me haya llegado en especial, supongo que seguiré leyéndolo, pero... no me atrapa tanto como a toda esa gente que no deja de hablar maravillas de la serie. De hecho tampoco voy a comprar los números anteriores. Es posible que siga comprando la serie, por algo de inercia y un poco de curiosidad, pero ni es tan buena como se decía ni me gusta la interpretación que se hace de varios personajes o de su misión en general.