Saigón- Hanoi seguido de Zeke cuenta his

Saigón- Hanoi seguido de Zeke cuenta historias

Cuando Planeta de Agostini publica una nueva obra dentro de la Colección Trazado es casi imposible resistirse a hacerse con la obra, porque sin duda todas y cada una de las obras de esta colección son obras de arte, que se hacen imprescindibles en todo amante de la narración gráfica.

No es una excepción el cómic que nos ocupa “Saigón- Hanoi seguido de Zeke cuenta historias” un álbum de Cosey, en el que no solo descubrimos una narración tan exquisita como madura, sino a un autor de gran calidad.

En este álbum descubrimos dos historias diferentes, dos formas diferentes de narrar y en cualquiera de los casos dos lecciones de narración gráfica, que atrapan al lector y le proporcionan una gran lectura.

En la primera de las historias Saigón-Hanoi un excombatiente de Vietnam, en el día de nochevieja va a pasar la noche viendo un reportaje de Vietnam, pero alguien va a convertir la noche en una situación tan especial como cargada de sorpresas, una niña de once años, va a invadir su soledad con una llamada de teléfono, una niña que igualmente debe pasar la nochevieja sola, una niña que compartirá una charla y unas reflexiones de una madurez impropia de su edad.

Una obra en la que el lector disfruta de tres narraciones diferentes, la del excombatiente, que trata de reconciliarse con su pasado, la de una niña que afronta con inusitada frialdad una situación que muchos adultos no aceptarían y la de una narración televisiva en la que el lector debe sacar sus propias conclusiones.

Poco texto y viñetas dotadas cargadas de fuerza, conducen al lector en el viaje de Saigón a Hanoi, en un tren lleno de emociones y al tiempo de serenidad, en el que la sonrisa se asoma no solo en los personajes, sino sobre todo en el lector.

En la segunda de las historias, Zeke cuenta historias, el lector cambia el registro, para encontrarse con una narración en la que el texto toma mayor importancia, al tiempo que nuevamente encontramos dos planos narrativos.

Una joven mujer, trata de publicar las obras de quien decidió abandonarlo todo para viajar por el mundo contando historias, un hombre que abandono a su mujer y cuya madre lleva veinte años esperando volver a verle.

Junto a su madre, una mujer no exenta de humor y que no duda en desquiciar a quienes supuestamente la cuidan en el asilo, mantiene la fuerza de una mujer joven y las ganas de embarcarse en nuevas aventuras.

Juntas ambas mujeres acudirán en busca de Zeke, de quien han tenido noticias, un viaje en el que ambas van a encontrar una parte de su pasado, en el que el lector se encontrarán con dos historias que se entremezclan, la de los personajes y la que Zeke cuenta mediante un improvisado pase de diapositivas.

Cosey se presenta con un talento creativo  tan elegante como sutil, sereno y fluido al tiempo, una obra que con cada nueva página proporciona al lector un nuevo argumento para disfrutar de la obra. Una obra que sin dudar recomendamos a todos los amantes de la narración gráfica, un álbum para mantener en lugar de privilegio en nuestra comicteca.