Deep Sleeper

    Deep Sleeper nos habla sobre Cole Gibson un padre de familia que se gana la vida escribiendo historia de fantasía y que desde hace años viene sufriendo unas pesadillas que le llevan a luchar contra demonios de otros universos y realidades. Estas pesadillas parecen reales y, poco a poco, se han ido infiltrando en los escritos de Cole. ¿Es posible que no todo sean pesadillas y que realmente haya algo de verdad en ellas?

     Debo reconocer que esperaba con cierta impaciencia esta obra y que, lamentablemente, me ha decepcionado. Me ha parecido una ida de olla en la que su guionista, Phil Hester se perdía y hacía perderse al lector en una serie de enrevesadas y estúpidas explicaciones sobre planes astrales que no aportan otra cosa a la trama que no sea el complicar hasta límites insospechados las explicaciones que al lector le deberían resultar sencillas. Dejando eso aparte la verdad es que ni siquiera la construcción de personajes resulta en algo interesante y la trama no llegó a engancharme en ningún momento.

    Por otra parte tenemos a Mike Huddleston, un dibujante que si bien demuestra un buen nivel en las escenas caseras y familiares de la vida de Cole Gibson, se pierde en el uso del negro y de la complejidad de su trazo en las escenas de acción. En especial en los momentos en los que vemos aparecer a pesadillas chutlianas, que resultan harto caóticas y que hacen que la atención del lector se eleve para centrarse en cualquier otra cosa que no sea la historia.

    Sobre la edición de Recerca Editorial no tengo queja alguna. Me parece que han escogido un buen formato, con un precio ajustado para los cánones de la editorial (y para como está el mercado ahora). Se que hay posibilidades de que reciban palos por la reproducción de las portadas USA, pero, sinceramente, no creo que ese sea el principal problema de la historia, aunque sí viene a demostrar que el color podría haber hecho MUCHO por este comic.

    En definitiva, y contra mis expectativas iniciales, no puedo en conciencia recomendaros la lectura de este comic porque no creo que sea una de esas lecturas que o bien no debes dejar pasar o bien te ofrecen un rato entretenido de lectura. Es muy posible que este género no me convenza exclusivamente a mi, por lo que dejo abierta la puerta a otros lectores a los que sí les haya agradado su lectura. Desafortunadamente a mi no.