Batman - Drácula

Planeta de Agostini se ha decidido a publicar los cross-overs de Elsewords (el sello bajo el que se reunen las historias alternativas de DC) de Batman y Drácula realizados por Doug Moench y Kelley Jones. Un total de tres volúmenes editados lujosamente y a un precio muy ajustado, 18,00 euros.

    En este volumen podemos apreciar los males de la industria. Una historia muy buena, que conforma el primer volumen, en la que vemos como Drácula, que llega a Gotham decidido a conquistarla vampirizando a gran parte de sus habitantes, se enfrentará a un Batman vampirizado también que lucha contra su sed de sangre intentando hacer el bien. En el segundo volumen veremos como la editorial y los autores se empeñan en estirar una historia que había finalizado más que correctamente en su primera parte cuando se despierta a Batman para que haga frente a otra amenaza. Finalmente el tercer volumen, el peor, nos muestra a un Batman convertido en el mal que siempre ha querido evitar.

    Doug Moench es un escritor famoso por sus trabajos con Batman que sabe moverse a la perfección en Gotham City y que maneja al personaje a las mil maravillas. Algo que demuestra en los dos primeros volúmenes pero que olvida en el segundo donde le vemos perder el rumbo y retratar a un Batman completamente alejado de lo que representa y de quien es. Una lástima acabar la historia así, ya que los anteriores números, especialmente el primero, hacían presagiar que nos encontrábamos ante un comic especial.

    En cuanto al dibujo la verdad es que Kelley Jones sigue fiel a su estilo en los tres volúmenes, un acabado algo barroco, con detalles que demuestran su potencial (hay que tener en cuenta la edad de estos comics) y que le sienta como un anillo al dedo a este tipo de historia (sangre, sombras, callejones oscuros...) no por nada es uno de los dibujantes más adecuados para Batman. En esta obra, sin duda, es el que mejor nivel ofrece a lo largo de todas sus páginas, quizás porque no tiene que solventar la papeleta de luchar contra sí mismo (algo que le sucede al guionista al tener que enfrentarse a sus falsos y definitivos finales en hasta dos ocasiones).

    Sobre la edición de Planeta de Agostini poco más podemos decir, es de lujo, aunque es una verdadera lástima que las portadas no se reproduzcan en su formato original, algo que sin duda, hubiese sido la guinda del pastel. Pero no seamos más papistas que el Papa, la verdad es que es una edición lujosa, muy económica y que, afortunadamente, no tiene errores que dificulten su disfrute.

    La calidad desigual de las tres historias que contiene este volumen hace que sea algo más difícil de lo habitual el recomendar o no su lectura. Siendo sinceros tengo que reconocer que he disfrutado mucho con la primera historia, un poco menos con la segunda y me he sentido hastiado con la tercera, no me gusta que se estire el chicle porque sí. De cualquier forma gráficamente cumple en sus tres historias, las dos primeras son de buena lectura y el precio y la edición son muy buenas por lo que sí,  creo que merece ser recomendado.