El viajero de la Tundra

Jiro Taniguchi nos presenta una colección de aventuras en las que su sensibilidad y amor por la naturaleza nos proporcionan una nueva lección, una obra para todos los públicos en la que descubrir aventuras clásicas con las que aprender de la naturaleza. Publicada por Ponent Mon esta obra hará las delicias de todos cuantos hemos disfrutado de este autor japonés, de la delicada belleza de su lápiz y el lirismo y profundidad de sus narraciones.

El viajero de la tundra es la primera de las aventuras, en la que dos amigos en busca de oro se encuentran perdidos en la tundra en una tormenta, un anciano va a conducirles hasta una cabaña donde cubrirse de la ventisca, un lugar en el que el anciano les va a narrar su búsqueda del alce blanco, aquel que salvará a su pueblo del hambre. Una historia de gran belleza con la que reconciliarse con la naturaleza.

El páramo blanco nos conduce por los aullidos del lobo blanco, aquellos que van a escuchar quienes tienen como misión conducir un cadáver a un destino seguro, un grupo de hombres con sus perros que cada noche van a escuchar el aullido de los lobos, aquellos que cada noche se van a llevar a uno de sus perros, una loba es el gancho con el que los animales encuentran el final en la manada de lobos. Cuando no quedan perros, es el momento de los hombres, aquellos que lucharán hasta el final por conseguir su misión.

Hacia la montaña es la lucha entre el hombre y el animal, un gran oso blanco es el reto de quien en la caza encuentra su medio de vida, alguien que ha renunciado a la montaña tras la muerte de su hijo a manos del Gran Oso, en aras a cuidar a su nieto. Algo va a hacerle romper su promesa, la aparición del Gran Oso y la perdida de un nuevo miembro de la comunidad de cazadores, va a convencer al anciano de que solo el debe enfrentarse a tan magno animal, un enfrentamiento desde el respeto mutuo.

Kaiyosejima es el encuentro entre dos niños, aquel casual y derivado de desgracias en sus vidas, un niño separado temporalmente de su madre, se encontrará en la casa de sus tíos con un niña muy especial, alguien cuya vitalidad y arrojo frente a la vida, van a enseñar al pequeño una lección y mas allá le van a proporcionar sentimientos que van a durar toda su vida.

Shôkarô nos propone un dibujante que encuentra el argumento para sus historias en el misterio que rodea a la casa en la que vive y sus habitantes, personajes que encuentran en una habitación alquilada el hogar. Un joven dibujante y una historia inconclusa, que permanecerá durante mucho tiempo en un cajón.

Regresar al mar es una nueva mirada a la naturaleza, en esta ocasión a las ballenas, un una visión romántica de quien busca conocerlas y encuentra en las mismas la complicidad necesaria, un estudioso de las ballenas a quien le será concedido el deseo de conocer el cementerio de las ballenas.

Un álbum con seis historias de gran lirismo que harán las delicias de los lectores, con el que disfrutar de la lectura serena y reposada que nos propone Jiro Taniguchi.