Luuna

Prácticamente cualquier lector de comic europeo conocerá a Crissé como el guionista y dibujante de obras como La Atalanta, Kookaburra y La Espada de Cristal. Su estilo se ha ido depurando con el tiempo y, poco a poco, ha ido ganándose a una legión de adeptos que le siguen tanto por sus lápices como por sus guiones. Era pues cuestión de tiempo el que Crissé se animase a guionizar comics para otro. Luna es la primera obra que llega a España en la que vemos a Crissé única y exclusivamente como guionista acompañado de un más que solvente Keramidas.

 

Luuna nos presenta a la hija del líder de los Paumanoks (la tribu que representa la unión entre los dioses, la naturaleza y los hombres) en el día de su iniciación, justo antes de partir a conocer al tótem que guiará sus pasos. Desgraciadamente el viaje de Luna ha comenzado en un mal día y un espíritu oscuro ha decidido que quiere corromper a uno de los Paumanoks para que le sirva, y Luuna es su objetivo..., un objetivo que conseguirá.

 

Argumentalmente hablando Crissé nos ofrece una historia inscrita dentro del mundo de la fantasía con varios e interesantes toques de mitología (inventada o no, no conozco la mitología india para aventurar una respuesta, aunque muy posiblemente Crissé sí se haya documentado), algo de humor y mucha acción. Este primer volumen tan sólo sirve de presentación de los personajes y del futuro que espera a Luuna, pero la verdad es que promete bastante.

 

Sobre el dibujo hay que reconocer que el trabajo de Nicólas Kéramidas es tan bueno que, si bien añoramos algo al Crissé dibujante, no podemos sentir estafados porque Kéramidas transita por una senda similar. El trazo del dibujo, y el color, sigue las pautas de la animación europea actual y la verdad es que tiene un nivel muy bueno.

 

La edición de Norma Editorial, rústica a color, es como siempre muy buena, aunque como sucede siempre con el comic europeo de esta editorial uno echa en falta información sobre los autores o la obra.

 

De cualquier forma Luuna es un comic que satisfará ampliamente a los seguidores de Crissé y a todos aquellos que deseen acercarse a un comic fresco, divertido e interesante tienen una cita pendiente con Luuna.