El archivo corso

Rene Petillon, nos propone una nueva entrega del detective menos eficaz y más atolondrado, Jack Palmer, en un nuevo álbum publicado por Norma Editorial  con el que el lector encontrará buenos motivos para la lectura.

En esta ocasión Jack Palmer deberá acudir a Córcega en busca de quien debe recibir una cata remitida por un abogado francés. En su búsqueda, Jack Palmer, va a encontrarse con el mutismo de los corsos ante el nombre de uno de los cabecillas de los grupos terroristas corsos.

Desde su llegada y tras dar a conocer sus intenciones, Jack Palmer va a verse implicado con diferentes grupos terroristas, grupos en posiciones enfrentadas y que van a llevar a la más absoluta confusión a nuestro detective, quien ajeno a la realidad que le rodea no va a ser capaz de medir los riesgos a los que se está exponiendo.

La policía, en un ejemplo de descoordinación y falta de eficacia, van a seguir igualmente los pasos de Jack Palmer, en lo que va a ser la feria de los despropósitos y un tremendo absurdo.

En esta obra Rene Petillon nos sitúa en la vida cotidiana de una isla, en la que el terrorismo no es capaz de acabar con la vida de quienes en ella habitan, en el autentico despropósito, que tanto la política francesa, como los grupos terroristas supusieron para los habitantes de la isla, quienes supieron mantener la vida cotidiana a pesar de cuanto acontecía a su alrededor.

Premiado en Angouleme como mejor álbum en el 2001, este álbum rebosa humor y sentido crítico, al tiempo que proporciona una visión relajada y serena de un problema de talante independentista, en el que lejos de destacar la crispación, destaca la normalidad encontrada de quienes son al tiempo parte y consecuencia del problema.

Como buen observador de la realidad política de su país, Réne Petillon, nos proporciona una obra adulta para el lector amante del humor, con la que pasar un grato rato de lectura, al tiempo que ser testigos de un disparate que nunca debió acontecer.