Hawkman

Se ha hecho esperar pero tras varios años por fin podemos disfrutar en nuestro país de las aventuras de Hawkman. Planeta de Agostini se ha decidido a publicar en tres volúmenes los primeros 25 números de la excelente etapa de Geoff Johns, James Robinson y Rags Morales, y nosotros que nos alegramos.

    En este primer volumen podemos ver como un Hawkman renacido y con la peculariedad de recordar todas sus vidas anteriores, que ya son unas cuantas..., comienza a rehacer su vida intentando aceptar que Hawkgirl, su amante esposa en todas y cada una de sus vidas pasadas, no le recuerda y no está en absoluto interesada en formar parte de su vida. Sin embargo el destino les llevará a colaborar estrechamente para encontrar a los culpables del asesinato de los padres de Kendra Saunders, Hawkgirl, lo que también les llevará a reencontrarse con un enemigo que les ha acosado y perseguido durante todas y cada una de sus vidas mortales.

    La verdad es que poco se puede decir del excelente trabajo que Geoff Johns y James Robinson realizan revitalizando y trayendo de vuelta a Hawkman que no se haya dicho ya. Su trabajo, reconstruyendo y dando forma, a la personalidad y características de Carter Hall es, sin duda, admirable y pocos lectores clásicos habrá que no se sientan cómodos con esta nueva reencarnación del personaje y que no sepan disfrutar con lo que sin duda es un gran acierto. Pero no sólo aciertan en la recreación del personaje, sino que también lo hacen a la hora de narrarnos sus primeros pasos, el dolor que sufre por el rechazo de Kendra y como se sobrepone a él para actuar honorablemente con ella. La verdad es que ambos dan el 110% en este título y es muy de agradecer el verlos en acción.

    Por otra parte en Hawkman podemos ver los primeros pasos de una de las nuevas y más importantes estrellas de DC Comics, Rags Morales, quien se ha convertido en uno de los dibujantes a seguir tras su trabajo en Identity Crisis y que en Hawkman daba sus primeros pasos de manera que aquí podemos ir viendo, poco a poco, como su estilo pasa a convertirle en uno de los dibujantes del momento y eso en apenas dos años. La mejoría en sus lápices es obvia a los pocos números y si bien el entintando no acaba de favorecerle acabará haciéndose con el personaje y con la colección ya en este primer volumen.

    En cuanto a la edición de Planeta de Agostini la verdad es que es impresionante ver el precio de estos siete números, 13 euros, algo muy ajustado dados los precios que se estilan en la actualidad. Además este volumen incluye una extensa introducción de Geoff Johns en la que éste nos habla del proceso que siguieron para recrear a Hawkman así como varias fichas sobre los personajes principales de la serie y sobre el museo de Stonechat, el lugar de trabajo y residencia de Carter Hall. Algo que se agradece publicado.

    En definitiva, Hawkman es una serie hecha por y para lectores de superhéroes, los guionistas juegan con todos los elementos clásicos del género y logran no desencantar a nadie. Es un gran comic muy entretenido que agradará especialmente a los lectores de la JSA si bien no es necesario seguir esa serie para disfrutar plenamente de ella. Muy recomendable.

Aliados y enemigos y Alas de furia

Durante años el personaje de Hawkman ha estado presa de una maldición, los múltiples intentos por traer de vuelta a uno de los personajes más carismáticos de DC Comics se habían saldado con múltiples fracasos. Tanto es así que la editorial consideró que lo más interesante sería dejar al personaje en barbecho a la espera de tiempos mejores y de un guionista que supiese hacerse de nuevo con el personaje y rescatarlo de esa maldición. Hace unos años ese guionista aterrizó en DC y poco tiempo después se le permitió hacer realidad el sueño de muchos lectores; traer de vuelta a Hawkman.

    Geoff Johns, así se llama el guionista responsable del regreso de Hawkman, optó por lo más complicado; no eludir en modo alguno el trabajo que anteriores guionistas habían realizado con el personaje. Todas y cada una de esas versiones estarían presentes en este nuevo Hawkman, para ello estableció que tanto Hawkman como Hawkgirl eran dos seres que, desde la época de los faraones, se reencarnaban una y otra vez. Destinados a amarse a lo largo de los siglos también estaban destinados a morir a manos del ser que los mató en primera instancia y que también se reencarna en todas las eras, destinado a acabar con el amor que une a esta pareja de inmortales. Pero Johns decidió que en esta ocasión, en esta encarnación, las cosas no iban a resultar tan sencillas para Cartel Hall, actual encarnación de Hawkman. Para comenzar ha regresado tras múltiples peripecias de lo que se creía era su muerte definitiva, además, y aunque se ha reencontrado con Hawkgirl ha descubierto que esta no le ama y que de hecho le rehuye. Parece que el ciclo sin fin de siglos puede quebrarse en esta encarnación.

    El guionista sentó estas bases ya en los primeros números, que Planeta publicó en el tomo titulado Vuelo interminable, pero es en los siguientes números, volúmenes Aliados y enemigos y Alas de furia donde vemos cómo Johns se adentra en la psique del personaje y donde nos descubre lo que supone poseer el saber de 100 vidas, sentir 100 muertes y 100 amores... y perderlos en esta vida. Así hay que reconocer que al final de Alas de furia Johns ha logrado que nos identifiquemos con Cartel Hall y que gran de su dolor y angustia cale en nosotros. Es un personaje grande, muy grande, y que ahora, por fin, está en las manos correctas.

    Si a esto le sumamos el cliffhanger final que Johns reservaba para Alas de furia la verdad es que nos ha dejado con la boca abierta y con unas ganas locas de leer la continuación.

    Pero también es necesario contar con un artista que sepa plasmar las historias, un artista que capture la imaginación del guionista y la sepa llevar al papel. Puede que muchos considerasen que Rag Morales no era el dibujante adecuado al considerarlo un tanto novato, pero lo cierto es que Rag da el do de pecho en esta serie y número a número va creciendo como dibujante y narrador, haciendo suyo al personaje y consiguiendo una química perfecta con los guiones. No puedo imaginar a otro dibujante al cargo de la serie y lamentaré mucho su marcha.

    Mención aparte merecen las excelentes portadas de la serie que, realizadas por varios autores, plasman a Hawkman en toda su gloria y poder. Unas ilustraciones sensacionales.

    Sobre la edición de Planeta poco se puede decir que no sea bueno. En un momento en el que esta editorial está recibiendo muchos palos por otras series es justo reconocer que aquí han dado el nivel al que nos tenían acostumbrados y que sin duda se merece la serie. Siendo puntillosos reclamaría más artículos o fichas de personajes, pero la verdad es que sería, simplemente, eso, ser puntilloso.

    No hay duda, Hawkman es una de las mejores series de DC que publica Planeta en la actualidad, un título fresco y para todos los públicos que podrán seguir todos los lectores, conocedores o no de la historia pasada del personaje. Una gran elección.