Jonas Fink

Hay personajes cuya fuerza nace del corazón del autor, de las inquietudes y sentimientos, de quien en su propia familia ha percibido las historias, este es el caso de Jonas Fink, un personaje a través del que viviremos la evolución de la ciudad de Praga en la década de los 50, una hermosa ciudad, para una historia, al tiempo  dura y tierna.

Publicados por Norma Editorial, los tres álbumes de Jonas Fink, nos muestran que la belleza de Praga y el amor por las diferentes artes que se respiran en esta ciudad, no fueron impedimento para que la llegada del comunismo acabase con las ilusiones de muchos de sus habitantes, especialmente con las de quienes por razón de religión y tras superar el nazismo, hubieron de enfrentarse al antisemitismo encubierto del comunismo Ruso.

Dos serán los “delitos” del doctor Fink con la llegada del comunismo a Praga, el primero ser judío y el segundo burgués, dos condiciones mal vistas por los camaradas soviéticos y que serán suficientes para que sea encarcelado sin un juicio justo y sin mayores explicaciones a la familia.

Serán los años cincuenta cuando el hijo del Dr. Fink, Jonas, deba ver como sus sueños infantiles caen como una torre de naipes, cuando el aparato del estado se empeñe en sumirles, a su madre y a él mismo, en una pesadilla permanente, en la que al desconocimiento de la situación de su padre, se unirá la expulsión sin razones del joven Jonas Fink de la escuela, un alumno destacado que será excluido de la educación, tan solo por razones de origen, y la prohibición de su madre de ejercer como profesora de francés, obligándola a trabajar en una fabrica estatal en el horario nocturno.

Jonas pronto se enfrentará al mundo laboral, en el que se iniciará como repartidor, un trabajo en el que su origen va a ser una nueva razón para las injusticias y la desconfianza, un niño que habrá de renunciar a sus propios amigos, por razones que el corazón infantil no debería de entender.

En su adolescencia no mejora la situación, aunque su carácter decidido y su actitud en el trabajo, le permitirán primero acceder a trabajar en una obra como aprendiz, donde pronto destacará, siendo reclamado por el responsable de fontanería como aprendiz y donde no solo aprenderá habilidades propias de la profesión, sino que aprenderá a beber cervezas y a acudir a las tabernas tras la jornada de trabajo, haciendo nuevas amistades.

Pronto su trabajo cambiará, cuando un antiguo amigo de la familia le ofrezca convertirse en dependiente de su librería, un trabajo en el que aprenderá la verdadera cara del estado, cuando le pidan que espíe a su jefe y les informe, algo que pronto su jefe le explicará el también debe realizar.

En su camino hacia la juventud, el amor empezará a hacer mella, al sentirse atraído por una joven estudiante, a quien ha conocido gracias a un amigo de infancia que le unirá a un grupo de compañeros que se reúnen para leer libros prohibidos.

Mientras Jonas Fink camina hacia su juventud, su madre se marchita, una mujer que en cinco años ha envejecido mucho mas de lo que sería razonable, una mujer marcada con la perdida de un esposo, al que no sabe cuanto tardará en recuperar, al tiempo que debe enfrentarse a las injusticias que con ella y su hijo se comenten tan solo por el hecho de ser judíos. Quienes sobrevivieron al nazismo, encontraron en el sometimiento ruso, una nueva razón para la desesperanza.

En su juventud, Jonas tratará de continuar su vida en su trabajo y su relación con la joven estudiante, un amor que va a ser mal visto por la familia de la joven, tras descubrir el origen judaico de Jonas.

No serán estos los únicos problemas a los que habrá de enfrentarse y en los que demostrará su determinación, cuando descubra que su jefe edita libros de autores prohibidos, libros que están en el sótano de la librería y los que tendrá que salvar cuando su jefe sea detenido.

Esperemos que pronto Vittorio Giardino, continúe con este personaje, a través del que descubrimos la ciudad de Praga sometida por los Rusos. Son las vivencias cotidianas, las que nos permiten comprender los sentimientos más íntimos de quienes vivieron en el lugar equivocado, en el momento menos adecuado.

Sin duda nos encontramos ante uno de los grandes de la narración gráfica europea, quien a través de sus personajes más emblemáticos, es capaz de llevarnos a las situaciones mas extremas, hacernos sentir en propia piel, lo que ha sido la realidad de algunas personas. Comprometido con sus personajes, extrae de cada uno de los mismos lo mejor, consiguiendo la complicidad del lector con los protagonistas de sus obras. Una obra adulta para el lector adulto amante de la calidad en la narración gráfica, una historia de lectura ligera y al tiempo profunda, a la que el grafismo de Vittorio Giardino proporciona la necesaria serenidad.